El parque de vehículos de renting en Castilla y León se dispara un 25% en un año

Vehículos de renting./
Vehículos de renting.

Los principales clientes del alquiler de coches a largo plazo son las grandes empresas, con 3.522 automóviles

R. TRAVESÍ

El parque de vehículos de renting en Castilla y León se disparó un 25,6% en un año, entre 2017 y 2018, hasta las 11.200 unidades, gracias al incremento del 85% en el segmento de personas físicas que agrupa a los autónomos y particulares. El crecimiento del sector en la Comunidad casi duplicó la media nacional del número de coches de renting en circulación, que se quedó en el 14 por ciento. En ese sentido, la región experimentó en 2018 el tercer mayor aumento de España, solo por detrás de Extremadura (30,6%) y Andalucía (26,8%). Pese a esta fuerte expansión del alquiler a largo plazo de este tipo de vehículos, Castilla y León solo representa el 1,7% del parque nacional.

El presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), Agustín García, aseguró que hay un «mantra» que se repite en el sector: «el renting se está popularizando y ya es una opción considerada por cualquier tipo de usuario a la hora de disfrutar de un vehículo». No en vano, el parque de vehículos en renting en manos de las personas físicas se había multiplicado por más de cinco en los últimos tres años, hasta el punto de aumentar su peso en 6,43 puntos porcentuales, al pasar de representar el 2,3 por ciento en 2015 a un 8,7% en 2018. En el caso de Castilla y León, el parque de automóviles de renting en manos de autónomos y particulares sumaba 694 vehículos en 2017, una cifra que se situó el año pasado en los 1.290.

Del mismo modo, las empresas más pequeñas –que disponen entre uno y cuatro vehículos- han incrementado su parque de renting un 85,4% en España y elevan su peso 4,7 puntos, al pasar del 14,8 al 19,5%. Un porcentaje que en la Comunidad aumentó un 28,2%, hasta los 3.403 vehículos. A juicio de García, estos datos son la constatación de que el modelo de negocio está cambiando y en lo sucesivo, el «producto tendrá cada vez más en cuenta el perfil humano del usuario, por encima del meramente empresarial».

Según datos recabados por la Agencia Ical, el mayor número de vehículos de alquiler de coches en Castilla y León sigue en manos de las grandes empresas, que cuentan con más de 24 coches, al disponer de 3.522 automóviles. Un segmento que también sufrió una variación del 19,3 por ciento. Por último, está el de las compañías medianas (entre 5 y 24 vehículos) que a finales de 2018 acumulaban 2.905 unidades, tras crecer un 13,8 por ciento en un año.

El número de clientes de renting en la región aumentó un 42%, al pasar de los 2.520 contabilizados en 2017 a los 3.576 el ejercicio anterior. Es decir, cada cliente contaba con una media de 3,1 coches, frente a los 4,4 de España. Madrid y Cataluña son las dos comunidades donde más penetración tuvo el renting en 2018, con un 40 y un 25 por ciento, respectivamente.

La buena marcha del sector se traduce en que el año pasado, a nivel nacional, representó el 17,1% del total de las matriculaciones. El primer semestre de 2019 cerró con un crecimiento del 8,8% en las matriculaciones, tras la venta de 168.785 vehículos. De ellos, ocho de cada diez son turismos, seguidos de furgonetas (10%), vehículos comerciales ligeros (6%) y camiones (0,8%). Un incremento que supone que el renting sea ya el 17,1% del conjunto de las ventas del mercado frente al 10% que suponía en 2010. El año 2018 acabó con 629.260 automóviles de alquiler a largo plazo en circulación en el país.

Agustín García se felicitó por la buena marcha del sector que, «en un entorno de caídas, ha conseguido cerrar todos los meses del año en positivo». Por otro lado, consideró que es la demostración que el «cambio en la mentalidad» de los españoles es una realidad. Además, las inversiones en compra de vehículos generadas por el sector del renting alcanzaron los 3.253 millones de euros en los seis primeros meses del año, con una subida del 14,1%.

Otro dato curioso que ha dado a conocer la AER es que el renting matricula el 33,7% del total de vehículos eléctricos registrados en el mercado español. El aumento experimentado por esta tecnología en alquiler, en relación al acumulado del primer semestre de 2018, es del 85,7%. En el acumulado a junio de 2019, se han matriculado en renting 3.383 unidades de las distintas modalidades de eléctricos, lo que significa el 2% del total de las ventas del sector del alquiler.

Incertidumbre

La patronal que engloba este sector reconoce que la incertidumbre general es positiva para este canal de venta. No en vano, el cliente particular evita adquirir un vehículo propio ante el desconocimiento de lo que ocurrirá en los próximos años, con cambios de normativas en cuestiones de movilidad. De esta manera, precisa, el alquiler es la mejor opción.

Una apreciación que queda demostrada con el dato de que el peso de los vehículos diésel en las matriculaciones descendió 23,5 puntos entre 2015 y 2018, en línea con lo sucedido en el total del mercado. Por el contrario, la presencia de los vehículos de gasolina aumentó 17 puntos; los híbridos, casi 4 puntos, y los eléctricos, 1,5 puntos.