La donación de leche durante el duelo perinatal

Consulta del Banco de Leche de Castilla y León en el Hospital Río Hortega./Henar Sastre
Consulta del Banco de Leche de Castilla y León en el Hospital Río Hortega. / Henar Sastre

El manejo de la lactancia y la producción de leche es una de las partes a tener en cuenta durante el proceso de duelo

CARLA CALVOValladolid

El duelo es un «proceso fisiológico natural» ante la pérdida de un ser querido que «solo necesita intervención psicológica cuando se vuelve patológico», explica Ana Isabel Ganso, matrona del Hospital Río Hortega de Valladolid. Sin embargo, cuando se trata de un duelo perinatal, es decir, tras la pérdida de un feto o un bebé recién nacido, aumenta el riesgo de complicarse y necesitar la intervención de un psicólogo. «Es justo una situación de duelo con mayor riesgo de complicarse a la que estamos prestando menos atención», señala María Samaniego, neonatóloga en el Hospital Río Hortega y Coordinadora del Banco de Leche de Castilla y León.

El duelo perinatal sigue siendo un gran desconocido en la sociedad. Por ello en ocasiones se tiende a restarle importancia o no dar a las familias el tiempo necesario para afrontar ese duro golpe, muchas veces de forma bienintencionada, queriendo que se recuperen lo antes posible. «Los padres y las familias han de tener derecho a sentirlo o, en el caso contrario, a no hacerlo», añade Ganso. Cada familia afronta las pérdidas de una manera distinta, pero han de tener un espacio y un tiempo para hacerlo.

Muchos profesionales de la salud reclaman la creación de protocolos que faciliten este proceso, tanto para los médicos y enfermeras implicados como para las familias afectadas. «Se trata de integrarlo en la forma de trabajar y, sobre todo, de tratar el tema con sensibilidad», indica Ganso. Esta matrona cuenta que hay países, como Alemania, donde los hospitales financian la toma de fotos de los bebés fallecidos, así como la creación de álbumes y cajas de recuerdos, ya que en muchos casos se ha encontrado que este tipo de acciones facilitan el proceso, ya duro de por sí, a las familias afectadas.

En España aún queda mucho camino que recorrer, pero «los profesionales cada vez somos más conscientes de ello, cada vez hay más formación y más trabajos al respecto. Se presta más atención en hospitales y centros de salud a estas familias», aclara María Samaniego y recuerda que, aunque no es la única, una de las partes a tener en cuenta dentro de este proceso es el manejo de la lactancia y la producción de leche.

Donación de leche materna

Desde la Asociación Española de Bancos de Leche Humana, están trabajando en la visibilización de la posibilidad de donar leche materna tras el fallecimiento del bebé, con algunas iniciativas como la creación de un tríptico sobre el manejo de la lactancia tras la muerte del hijo.

«La donación de leche en sí es desconocida en la población general y entre los profesionales», señala María Samaniego, y añade que este desconocimiento se incrementa cuando se trata de una situación de muerte perinatal, donde «la posibilidad de donar leche es aún más desconocida tanto para las familias que pasan por esa situación como para los profesionales que les atienden».

La Organización Mundial de la Salud considera muerte perinatal aquella que se da entre las 22 semanas de gestación, o 500 g de peso, y la primera semana de vida. Cuando se dan estos casos, Samaniego describe que no solamente se desconoce la donación, sino que muchos profesionales también ignoran la importancia que tiene para esas mujeres recibir un correcto asesoramiento de cómo manejar la producción de leche. «Desde hace mucho tiempo se viene utilizando el uso de fármacos para inhibir la producción de leche y prácticamente desde que existe se piensa que es la mejor solución para estas mujeres».

«Lo describen como una manera de despedirse de su bebé fallecido al ritmo que su cuerpo y su mente se lo pide» maría samaniego, coordinadora del banco de leche de castilla y león

A raíz de la creación de los bancos de leche humana y el contacto con madres que pasan por esta situación de duelo tras una muerte perinatal se ha empezado a observar que, en muchas ocasiones, para ellas es más reconfortante un manejo de la lactancia de forma natural, sin medicación, donde la producción de leche se va suspendiendo de forma progresiva. «Muchas veces lo describen como una manera de despedirse de su bebé fallecido a otro ritmo diferente, al ritmo que su cuerpo y su mente se lo pide».

«Desde los Bancos de Leche y la Asociación Española de Bancos de Leche no queremos forzar a que todas las madres que se encuentran en esa situación donen su leche, pero sí poner en conocimiento de todos los profesionales, y de la población general, que esta posibilidad existe y que es buena para las mujeres que, libremente y bien informadas, optan por ello», apunta Samaniego.

En algunos países como Estados Unidos o Reino Unido esta posibilidad se lleva ofreciendo hace ya una década. En España se ha empezado a estudiar y tener en cuenta de forma más reciente al tener conocimiento de bancos internacionales donde se estaba llevando a cabo, pero también porque cada vez era más demandada por asociaciones y grupos de apoyo al duelo. Aunque Samaniego aclara que no se trata solamente de una demanda en relación con el manejo de la lactancia, sino «a todos los profesionales de la salud de que se le preste más atención a estas familias».