Las claves de la venta de Vestas a Network Steel

Imagen del logotipo de Network Steel./
Imagen del logotipo de Network Steel.

La consejera de Economía, el presidente del grupo acerero y los sindicatos presentan en las Cortes el acuerdo alcanzado en Villadangos del Páramo

ARTURO POSADAValladolid

 

El polígono de Villadangos del Páramo (León) pasará de fabricar los aerogeneradores de Vestas a convertirse en la principal planta de acero galvanizado de España de la mano de Network Steel. La consejera de Economía y Hacienda, Pilar Del Olmo, ha presentado este miércoles el acuerdo alcanzado junto al presidente de Network Steel, Óscar Heckh, y los representantes sindicales Vicente Andrés (Comisiones Obreras) y Raúl Santaeufemia (UGT), que formaban parte de la Fundación Anclaje.

Noticias relacionadas

La orden para aprobar el Plan Territorial de Villadangos del Páramo ya está rubricada y permitirá «un entorno más favorable a la inversión» de Network Steel Resources. El grupo inversor dispondrá de mejores condiciones en el suelo, con bonificaciones de hasta el 50% en el polígono. Además, la Junta ha aprobado medidas de financiación de, como mínimo, 15 millones de euros y se contempla la mejora de infraestructuras energéticas con inversiones de dos millones de euros.

«Se acomodarán tanto las instalaciones de gas y energía eléctrica. Igualmente se contempla en este plan actuaciones que tienen como objeto construir un ramal ferroviario que conecte con la red principal y que entre en el polígono. Tenemos una previsión de 6 millones de euros y es uno de los puntos en los que la colaboración con el Gobierno de España es fundamental», ha subrayado Pilar Del Olmo.

Además, los trabajadores y las empresas recibirán asistencia técnica. El proyecto de Network Steel se considera de «especial trascendencia»»para el gobierno regional y por eso se reducirán a la mitad los plazos de tramitación que correspondan a la Junta de Castilla y León. «En un plazo máximo de tres meses tienen que estar conclusos los expedientes», ha añadido Del Olmo.

La Junta y el Gobierno central se emplearon a fondo junto a los sindicatos para salvar la actividad en Villadangos del Páramo, una vez que Vestas comunicó su intención de cerrar la fábrica. Se sucedieron las reuniones, con la presencia del presidente Juan Vicente Herrera y la ministra de Industria, Reyes Maroto. La Fundación Anclaje creó igualmente un grupo de trabajo para tratar de salvar los puestos de trabajo y buscar alternativas industriales.

«Hubo muchas reuniones y ya entonces tuvimos contacto con Network Steel. Nos pareció la mejor alternativa. La fecha clave es el día 19 [de noviembre], cuando la Junta llega a un preacuerdo con Network Steel que se firma con la propia compañía para luego afrontar la otra parte de compromiso con el Gobierno de España. Se ha trabajado de manera coordinada», ha explicado Pilar Del Olmo.

Óscar Heckh, presidente de Network Steel Resources, ha anunciado que la previsión de su grupo es invertir 130 millones de euros en varias fases para una capacidad total de producción de 520.000 toneladas. «Llevamos invirtiendo en España desde 2012, en varias plantas de Aranda de Duero y Santander, y este año compramos un grupo de corte que consume 300.000 toneladas de acero. Necesitamos un millón de toneladas para alimentar el grupo. Generaremos 350 empleos directos y hasta 1.000 indirectos. Agradezco a la Junta y a al Ministerio de Industria ayudarnos a encontrar el emplazamiento de Vestas en León».

El presidente de Network Steel ha recalcado que los «trabajadores de Vestas tienen prioridad absoluta en el proceso de contratación». «No es fácil encontrar mano de obra cualificada, así que tiraremos en todo lo posible de la plantilla existente».

Vicente Andrés, de UGT, se ha felicitado por «las buenas noticias» y ha agradecido a Network Steel haber apostado por un proyecto de esta magnitud en Villadangos del Páramo. «Va a ser mayor que Vestas. Entran por la puerta grande. Su llegada a León será recordada por mucho tiempo. Lo que era un problema se convierte en una oportunidad. Con el ramal ferroviario, Villadangos se va a convertir en un polo de atracción y eso nos suena a música celestial. Estamos aquí porque se dio una batalla, con más de cien días de los trabajadores defendiendo su fábrica y su empleo. Fueron ellos y nosotros, los sindicatos, los que conseguimos propiciar la llegada del inversor. Y hay que destacar a la Fundación Anclaje, que ya ha logrado salvar varias instalaciones condenadas».

Raúl Santaeufemia, de UGT, también ha agradecido a todas las partes implicadas y ha ensalzado el papel de la Fundación Anclaje, «muchas veces denostada en debates políticos y periodísticos». «Lo único que hace la Fundación Anclaje es levantar la cabeza y luchar por un anclaje de población en nuestra comunidad. Por eso, también hay que valorarlo».

Durante todo el proceso de venta, la actitud de Vestas fue variando y la compañía danesa acabó flexibilizando su postura. «Estuve con el CEO de Vestas hace poco, el mísmo día en el que se cerró el acuerdo entre las dos empresas. Hay casos de deslocalización en los que las empresas no quieren saber nada de venta. Cierran y no venden, pero Vestas ha tenido una actitud positiva», ha apuntado Pilar Del Olmo.

Vicente Andrés considera que ese cambio de postura llegó porque Vestas firmó un acuerdo para sentarse con un inversor y ver las instalaciones. «El cambio no ha sido por reflexión y voluntad propia. Su posición inicial era que se iban y vendían las instalaciones al mercado libre. Nosotros condicionamos el expediente y el acuerdo laboral a que se sentara a dar continuidad a la actividad productiva».

Para Raúl Santaeufemia políticos, empresarios y sindicatos han sabido estar en su «sitio», algo clave para alcanzar el acuerdo final. «La conjunción de todo ha dado una nueva oportunidad».