La azucarera Acor cierra el ejercicio con pérdidas de 3,5 millones de euros

Planta de Olmedo, en la campaña de recogida de este año. /R. Jiménez
Planta de Olmedo, en la campaña de recogida de este año. / R. Jiménez

La cooperativa atribuye este pésimo resultado a la brusca caída del precio del producto

Sonia Andrino
SONIA ANDRINO

No se encuentra una cifra así en la memoria reciente de los socios de Acor. La cooperativa azucarera cerró el ejercicio económico de la campaña 2017-18 con pérdidas de 3,5 millones de euros antes de impuestos en su cuenta de resultados, según ha trasladado la sociedad remolachera a sus socios, con los que empezará a reunirse a partir del lunes de la próxima semana. El resultado económico antes de impuestos ha dejado en números rojos sus cuentas y eleva hasta los 3.535.103,25 euros la caída en el resultado de una de las campañas más complicadas que se recuerdan en la cooperativa.

La de 2017-18 ha sido la primera cosecha tras la suspensión del sistema de cuotas azucareras por parte de la Unión Europea, pero ese no fue el factor principal que motivó el derrumbe de los beneficios de una de las dos industrias azucareras del país. «Esta campaña se recordará por varios motivos, entre ellos el de haber confluido la tormenta perfecta en el sector azucarero, donde el cambio de reglas [primera campaña sin cuotas] favoreció un incremento de superficie a nivel europeo, que ha supuesto la mayor oferta interna de los últimos tiempos y que ha venido acompañada [aquí la tormenta] por un exceso de azúcar a nivel internacional», explica a los socios en su carta anual el presidente de la cooperativa.

Carlos Rico entiende que en ese escenario «la venta de azúcar europeo en los mercados internacionales se hacía imposible» y a ello hay que sumar la falta de capacidad de almacenamiento en Europa que tradicionalmente encontraba en el mercado mundial la válvula de escape para aliviar dichas tensiones. La consecuencia de todo ello ha sido «la brusca caída del precio del azúcar europeo y el arrastre de las empresas -sin excepción- hacia rentabilidades negativas, algo que no puede mantenerse en el tiempo porque llevará a la ruina a todo un sector».

Ya lo había avanzado el presidente de Acor en una entrevista con El Norte de Castilla hace unas semanas en la que reconoció que todo el sector azucarero estaría en pérdidas esta campaña pero lo cierto es que la elevada cifra en el caso de la cooperativa vallisoletana llama especialmente la atención, y más después de un ejercicio en el que el equipo rector consiguió cuadruplicar los beneficios de lo que fue otra mala cosecha. En 2016-17, la sociedad remolachera firmó un resultado positivo de 1,2 millones de euros antes de impuestos, fue entonces cuatro veces superior a la de 2015-16.

Asamblea de socios

En sus encuentros con los socios, Rico arengará a los agricultores reconociendo el trabajo y la labor que realizan además de animarles a «revertir esta situación. Necesitamos tener y mantener una visibilidad que ponga en valor nuestra actividad, que sea capaz de conectar con nuestro entorno más inmediato y que marque los márgenes de gestión que tan dignamente representamos. (...) Necesitamos acercar al productor a su entorno más social para darle justo su valor», les anima en la carta. Y confía además en que las administraciones sigan apoyando al sector remolachero.

El próximo lunes, 19 de noviembre, el equipo rector de Acor iniciará la ronda de asambleas informativas con los socios. Será en Villamañán (León). A partir de entonces se celebrarán otros nueve encuentros como este hasta concluir en la asamblea general del 5 de diciembre, en la que el equipo rector pedirá el apoyo de los socios para aprobar definitivamente las cuentas de este ejercicio.

Temas

Acor
 

Fotos

Vídeos