Díaz Ayuso y su familia, «de toda la vida de Sotillo»

Rincón del  municipio de Sotillo de la Adrada /Ayuntamiento de Sotillo de la Adrada
Rincón del municipio de Sotillo de la Adrada / Ayuntamiento de Sotillo de la Adrada

Los vecinos de la localidad abulense de Sotillo de la Adrada, en Ávila, han visto crecer, en distintas épocas del año, a la actual candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel, cuya familia paterna es originaria del municipio

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

Al sur de la provincia de Ávila, a escasos cinco kilómetros del borde de la frontera con la Comunidad de Madrid, se encuentra Sotillo de la Adrada; un municipio del valle del Tiétar, rodeado de bosques, y que durante los meses de verano ve multiplicar su población.

Y es que veraneantes o sotillanos de toda la vida regresan al pueblo en las vacaciones, como es el caso de Isabel Díaz Ayuso, la candidata por el Partido Popular a la Comunidad de Madrid, que está vinculada al municipio por parte paterna desde su nacimiento.

Todas las fuentes vecinales que este medio ha consultado conocen, si no es a ella, a algún miembro de su familia. «Son de siempre, del pueblo», comentan. «Aunque realmente es el padre, que en paz descanse, el que era de Sotillo», explican, «y también su abuelo». Según los vecinos, este último contaba con «un negocio en esta localidad, llamado «Las Lagunas»», un establecimiento de hostelería que sigue activo, «aunque ya regentado por otras personas». A pesar del tiempo y los cambios en el local, «a día de hoy en el pueblo se le sigue llamando «Leonardo», o se sigue diciendo «voy al Leonardo»», que es el nombre de su padre y su abuelo.

La presidenta popular no ha dejado de «venir al pueblo». Para los habitante de Sotillo de la Adrada «es habitual verla por aquí», en ciertas épocas del año. «Su familia tiene casa aquí y sí, suele venir en verano y en otras ocasiones» a pasar alguna temporada en el municipio, que forma parte de sus raíces. Y es que también su madre, aunque no era natural de Sotillo, acudía a «veranear de joven», comentan.

Aunque es «de por aquí de toda la vida», los vecinos se cuidan de decir algo más sobre ella cuando este medio les pregunta por alguna curiosidad o recuerdos de su juventud, blindando con una sonrisa la vida privada de su vecina o su familia, aunque para ninguno de ellos es desconocida la vinculación de esta mujer, que ahora será la presidenta de la comunidad vecina, con el pueblo.