Un centenar de personas, en observación tras la muerte de un hombre en Ávila por picadura de una garrapata

Imagen de una garrapata. /ABC
Imagen de una garrapata. / ABC

El proceso no se cerrará hasta que no transcurra el periodo de incubación de dos semanas

P. V.Ávila

Cerca de un centenar de personas se encuentra en observación al haber podido tener contacto con el hombre de 72 años fallecido en la madrugada del día 8 de agosto, tras infectarse a través de la picadura de una garrapata de la fiebre Crimea-Congo.

Según fuentes de la Subdelegación de la Junta de Castilla y León en Ávila, no se ha producido hasta el momento ninguna novedad tras la información aportada este jueves la jefa del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Sonia Tamames, quien informó de que dos tercios de ese censo de personas en vigilancia estaría formado por personal sanitario del complejo de Ávila, que estuvo en contacto con el hombre.

«En un centro sanitario, evidentemente una persona que atienda a alguien con esa sintomatología se ve obligado a pasar por ciertos procedimientos instrumentados en los que se entra en contacto con sangre. Las que han tenido contacto serán objeto de seguimiento», explicó.

Los últimos facultativos que estuvieron contacto con el varón (de quien no se ha aportado ningún tipo de información) fueron los que lo asistieron el día 8. Por tanto, hasta que no transcurra el periodo de incubación de dos semanas, «no podremos cerrar el proceso», aseguró, y recordó que esta enfermedad se podría transmitir a través de sangre o fluidos; algo similar a la Hepatitis B.

Las personas que estuvieron en contacto con el conocido en Extremadura están fuera de riesgo

Al parecer, el hombre se contagió de la enfermedad durante una cacería en tierras extremeñas el pasado 24 de julio. Las personas del censo «son personas de la provincia de Ávila, porque las que se hayan expuesto con el conocido en Extremadura al medio natural, por calendario estarían fuera de riesgo», afirmó Tamames. Y es que la enfermedad hace aparición a la semana de producirse la picadura.

Las personas de este censo estarán divididas en personas con nivel de alto y bajo riesgo. A las primeras se les solicitará «que registren su temperatura varias veces al día y se las llamará periódicamente para saber si ha variado o tenido otro síntoma de salud, y así mantener la vigilancia». A las de bajo riesgo, por el contrario, «se les darán consideraciones sobre a quién tiene que dirigirse si presentan alguna sintomatología como fiebre, diarrea o vómitos».

Parámetros de la infección

Tan pronto como se estableció la sospecha de la infección, se pusieron en marcha los protocolos de actuación y coordinación entre las autoridades sanitarias del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y las comunidades autónomas de Castilla y León y Extremadura. Según ha informado la Junta, «el protocolo de actuación en una situación de estas características está consensuado en la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y, tal como está previsto, se remitieron muestras de sangre del paciente al Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud 'Carlos III', que confirmó en la tarde de ayer que se trata de una infección por el virus de Crimea-Congo».

En España se produjo también otro fallecimiento el 25 de agosto del año 2016, de un hombre de 62 años, natural de Ávila, al ser mordido por una garrapata mientras paseaba por los alrededores de la localidad abulense de San Juan del Molinillo. Según Tamames, la similitud del caso actual con el de hace dos años es que «ambos se produjeron en un medio natural» y que quizá el hecho de ser personas «de edad avanzada puede haber precipitado un desenlace hacia el fallecimiento, mayor que en un joven».

Hubo también un caso secundario al primer fallecido, ha asegurado, «una profesional asistencial en el hospital madrileño» donde estuvo ingresado el abulense en 2016, «que trató a la primera persona infectada, se contagió y superó la enfermedad».

Prevención

Desde la Junta de Castilla y León han asegurado que desde hace semanas se está realizando una campaña informativa mediante para dar consejos y recordar «la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía». En el caso de mordeduras de garrapata, estas deberán «retirarse lo antes posible y de forma adecuada, preferentemente por profesionales sanitarios».

Para más información se recomienda consultar los portales web de Salud de la Junta de Castilla y León y de la Junta de Extremadura.

 

 

Fotos

Vídeos