https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/60mas-desktop.jpg

Antonio Ramírez: «El bricolaje es una actividad de ocio, entretenida y a la que se han ido incorporando las mujeres»

Antonio Ramírez, en un expositor de Brico Depôt./El Norte
Antonio Ramírez, en un expositor de Brico Depôt. / El Norte

Necesidad o alternativa para el entretenimiento, se resuelve como otra posibilidad ocupacional para los mayores de 60

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZValladolid

Todo el mundo tiene a alguien o conoce a alguien que tiene un tío, una madre, un abuelo o una vecina que se las apaña y se las arregla en materia de bricolaje. Su caja de herramientas es socorrida en caso de avería o necesidad, y no es extraño que la persona tenga más de 60 años, puesto que el haber vivido ya un rato les permite saber afrontar retos con cierta facilidad, como bien sabe Antonio Ramírez, responsable de Brico Depôt.

–Se dice que la experiencia es un grado. ¿Son las personas a las que este festiva va destinado las más 'manitas'?

–Posiblemente sí. Las personas de más de 60 años, por su experiencia y por su disponibilidad, quizás son las más dadas a hacer arreglos en sus casas: tienen los objetivos más marcados, son los que más pueden necesitar una adaptación para ahora o bien de cara a futuras necesidades...

–Pero además de por una necesidad también existe un componente de ocio, ¿no?

–A veces se lo plantean como retos personales, como un «a ver si soy capaz de montarme esta barbacoa» o «a ver si soy capaz de montar yo esta nueva mampara». Lo hacen por una cuestión de aprendizaje y también como algo de realización personal; igual que hay gente que pinta, hay otra que hace labores de bricolaje. Puede ser algo igual de entretenido.

–¿Suelen ser autodidactas o piden consejo?

–Nosotros muchas veces somos algo así como confesores. Vienen contándonos un problema o una necesidad y en busca de una solución en ocasiones creativa, e intentamos aportarles una solución ajustada a lo que necesitan. Lo que quieren o lo que precisan puede ser muy variado, pero es nuestro trabajo y es agradable aconsejarles.

–Además, les sirve para mantener el cuerpo y la mente activos...

–Para ellos es otra manera de pasar el rato y entretenerse. A veces, si el consejo que les has dado les ha sido útil, vienen a felicitarte y a agradecértelo o a exponerte otra cuestión.

–¿Se ha incorporado la mujer a este bricolaje?

–Sí, y suelen ser más valientes que los hombres [ríe]. Lo han hecho por necesidad y con un espíritu a veces más atrevido que ellos, aunque aún es una pequeña parte; se van atreviendo más, como un reflejo de la misma sociedad, pero aún falta.