Muere el hostelero Javier Sinovas

El cuerpo sin vida del propietario de La Buena Moza y de la Taberna del Hidalgo fue hallado por un familiar en su domicilio

N. CABALLEROValladolid
Javier Sinovas. / Cristina R. Vecino/
Javier Sinovas. / Cristina R. Vecino

«Estaba en todos los fregaos», como dirían sus amigos de una forma coloquial. Los mismos que ayer lamentaban su inesperada muerte. La familia de la hostelería vallisoletana volvió a perder ayer a uno de sus más queridos miembros, Javier Sinovas, más conocido como El Pilas. El hostelero vinculado a la Taberna del Hidalgo desde sus orígenes y, en la actualidad, a La Buena Moza fue hallado muerto en su casa por un familiar, poco después de las tres de la tarde.

El cuerpo sin vida del hostelero fue trasladado al Anatómico Forense para investigar las causas del fallecimiento, que desvelará la autopsia. Fuentes próximas al cocinero aseguran que en su casa se ha encontrado una carta.

La crisis económica abocó al cierre a uno de los establecimientos más emblemáticos de la calle Paraíso, la Taberna del Hidalgo. Su proximidad al Hospital Clínico Universitario provocaba que entre sus mejores clientes se encontraran muchos de los profesionales sanitarios y no sanitarios de este centro. Un establecimiento que había fundado su padre en la década de los sesenta del pasado siglo. De sus cocinas salieron dos grandes profesionales, El Pilas y su hermano Félix, propietario de La Balconada.

Aunque en estos momentos no tenía ningún cargo en la dirección de la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid (Apeh), durante muchos años Javier Sinovas fue uno de los hosteleros que lideraron las transformación de la gastronomía vallisoletana. Eran los primeros años de la década del 2000 cuando se pusieron en marcha la Feria de Día, en colaboración con el Ayuntamiento, el concurso provincial de pinchos y, más adelante, el nacional de tapas, o cuando se decidió la participación de la hostelería de Valladolid en eventos gastronómicos de vanguardia como Madrid Fusión.

Y durante estos años, Javier Sinovas logró para la desaparecida Taberna del Hidalgo El Pincho de Oro en el año 2006, que se sumó a otros dos galardones ganados en 1999 y en 2006.

Hoy a las 16:00 horas el cuerpo será trasladado al tanatorio El Salvador. El funeral se celebrará mañana a las 11:00 en la iglesia de la Sagrada Familia de Garcia Morato.