Una placa recuerda 'El Catarro' en el Campo Grande

El alcalde, Javier León de la Riva, preside el homenaje al barquero del estanque

EL NORTEVALLADOLID
Placa en recuerdo de 'El Catarro' / G. Villamil/
Placa en recuerdo de 'El Catarro' / G. Villamil

Una placa evoca desde hoy en el estanque del Campo Grande la figura de Luis Gallego Martín, 'El Catarro', entrañable barquero de este espacio, fallecido el año pasado, cuya vida transcurrió entre el río Pisuerga y el emblemático parque, donde se hizo famoso remando la embarcación en la que los niños navegaban al tiempo que escuchaban sus originales historias.

Charo Martín, una de las hijas de "El Catarro", ha descubierto esta placa al lado del estanque junto al alcalde, Francisco Javier León de la Riva, y el concejal de Desarrollo Sostenible, Jesús Enríquez Tauler, en cuyo texto se resalta su importancia como creador de sueños infantiles y entrañable personaje.

Nacido en Valladolid en 1925, Luis Gallego Martín vino al mundo en una familia humilde, y era nieto de un conocido pescador del río Pisuerga, Juan Martín apodado 'El Catarro', fundador de una saga cuyo sobrenombre han recogido todos los demás miembros de esta familia de marcada vocación fluvial.

De hecho, su abuelo fue condecorado en 1927 por el gobernador civil con la Cruz de la Beneficencia, en su distintivo blanco y negro, «por su desinteresada labor de vigilancia, salvamento y rescate de ahogados en el río Pisuerga». Los miembros de la familia destacaron siempre por su gran conocimiento del río, una facultad que les permitía ayudar a personas en apuros incluso salvar sus vidas en el propio cauce.

Durante muchos años, Luis Gallego ayudó a su primo Lucio en el negocio de alquiler de barcas que aún hoy recorren el Pisuerga, hasta que en el año 1976 pasó a colaborar con su tío Marcelino en la barca del estanque del Campo Grande, una tarea a la que permaneció entregado con ilusión y sentimiento hasta casi el final de sus días, cuando ya era un octogenario.

Hombre sencillo, risueño y jovial, de particular gracejo, El Catarro contaba historias imaginarias a los niños que navegaban en la barca La Paloma y escuchaban asombrados los relatos de tan singular personaje, provisto con su habitual gorra de marino como parte imprescindible de la indumentaria. Muchas generaciones de niños vallisoletanos han viajado en esta barca y tienen muy presente el recuerdo de Luis Gallego.

Amigo de los niños y amante del agua, El Catarro falleció el 12 de abril de 2011 a los 85 años de edad, después de haber permanecido durante 34 años remando esta embarcación en el Campo Grande. «Luis Gallego consiguió que la imaginación conquistara el poder, y que tantos niños viviera a su lado una aventura inolvidable», precisó el alcalde, quien aseguró que este tipo de personas escriben la intrahistoria y «hacen ciudad».

El acto ha contado con la presencia de un grupo de setenta alumnos del colegio Lourdes, como representantes de las nuevas generaciones de vallisoletanos, a los que el alcalde ha explicado que El Catarro ha entrado a formar parte de nuestra memoria colectiva. «Me atrevería a decir que también de ese Valladolid legendario, que tanto atractivo y magnetismo tiene para todos», concluyó el primer edil.

Fotos

Vídeos