Un grupo de izquierda tiñe de rojo el agua de las fuentes del centro

Reivindica la «acción» en su web, que justifica como recuerdo de la muerte de un joven a manos de un neonazi

J. A.
Agua tintada de rojo en la Plaza de Zorrilla. / RAMÓN GÓMEZ/
Agua tintada de rojo en la Plaza de Zorrilla. / RAMÓN GÓMEZ

Las principales fuentes de la ciudad, entre ellas todas las del casco histórico, amanecieron ayer con el agua teñida de rojo, lo que obligó a los servicios municipales a cerrar los surtidores para, a partir de hoy, proceder a su vaciado y limpieza. En algunas de ellas, en concreto en la de la plaza Madrid, una pegatina en la que se leía 'Carlos, no te olvidamos' daba pistas de los posibles autores de este acto, que fue calificado de vandálico por los responsables municipales. En su página web el grupo Yesca-La Juventud Castellana y Revolucionaria reivindica esta «acción simbólica» como homenaje al menor de 16 años Carlos Javier Palomino, que fue asesinado por un militar de una puñalada cuando se dirigía a participar en una protesta contra una manifestación de grupos neonazis en Madrid.

El grupo Yesca cuelga en Internet 24 fotografías en las se muestran los lugares donde actuaron durante la noche de ayer. Además de teñir de rojo el agua de las fuentes se realizaron numerosas pintadas en diferentes lugares del centro en las que se recordaba que han pasado seis meses desde el asesinato de este adolescente.

«Manchados de sangre»

«Esta acción que hemos llevado a cabo simboliza algo más que el recuerdo de Carlos; simboliza que quienes están manchados con su sangre y con la de todas las víctimas de las agresiones fascistas no son sólo los autores materiales de los crímenes; lo son las agrupaciones políticas dominantes que permiten frecuentemente los eventos de los asesinos y les ofrecen legalidad y legitimidad», se lee en el comunicado de su página web. La Policía Local investiga los hechos y los servicios municipales de limpieza acometerán hoy el cambio de agua de las fuentes afectadas y la limpieza de las mismas. Aún no se han valorado los daños.