Hallada la muralla más antigua del norte peninsular en Peñafiel

Tres arqueólogos trabajan en una de las catas donde se asentaría el poblado./Agapito Ojosnegros Lázaro
Tres arqueólogos trabajan en una de las catas donde se asentaría el poblado. / Agapito Ojosnegros Lázaro

Arqueólogos de la Universidad de Burgos hallan el asentamiento fortificado en el Pico de la Mora que dara de la Edad del Cobre

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

El conocido como Pico de la Mora, una explanada ubicada en uno de los bordes del páramo que discurre al margen derecho del río Duratón, entre las localidades de Peñafiel y Rábano, ha dado un grata sorpresa a los investigadores de la Universidad de Burgos (UBU), que por segundo año han realizado trabajos arqueológicos en ese enclave. Los arqueólogos han podido constatar casi con total seguridad que el muro que cerca lo que fue un poblado, en la parte más accesible, sería el primero en descubrirse en la meseta y en el norte de la península, datándolo sobre el año 2900 antes de Cristo, en la Edad del Cobre. Este hallazgo es un hito pues supone que sería factible la existencia en el calcolítico de asentamientos fortificados en la mitad norte peninsular, ante una más que posible existencia de conflictos, que no guerras tal y como se conceptúan estas en la actualidad, entre los pobladores de la zona.

Los expertos de la UBU, que han podido desarrollar sus prospecciones gracias al apoyo de la Junta de Castilla y León, han trabajado intensamente durante dos semanas, entre julio y agosto, y han sacado a la luz y estudiado sobre el terreno una pequeña área de la muralla, pero la suficiente para obtener datos relevantes. Rodrigo Villalobos, uno de los directores de la excavación, explica que «la muralla no es una mera acumulación de piedras, sino que es una auténtica estructura arquitectónica que requirió planificar, diseñar, e incluso traer a gente para hacerla, porque, esto es una estimación poco precisa, aquí podían vivir entre cincuenta o cien personas, por lo que para construir esto necesitarían de una ayuda adicional. Incluso una jerarquía para su construcción». Hablamos de una cerca pétrea de unos cien metros de longitud, que cierra el cerro por la parte accesible, lo que «aísla al poblado, que quedaría protegido por la otra parte por el corte del páramo», una defensa natural que desciende hacia la parte sur del valle del Duratón.

Agapito Ojosnegros Lázaro

La muralla «un poco curvilínea, de entre 2 a 2,5 metros de ancho certificados este año», en la actualidad conserva una altura de un metro, «aunque en origen tendría al menos dos metros ,porque, si no, no sería funcional. Las piedras desperdigadas por la zona sería el cascajo de relleno», explican. Villalobos señala que el Pico de la Mora se ocupó en la Edad del Cobre, sobre el 2900 antes de Cristo, que es cuando se construyó la muralla. Estaría ocupado en torno a un milenio. Luego se deshabitó y no hubo actividad. También, añade el investigador, «en la vega del Duratón, debajo de este posible asentamiento, puede haber otros tres del calcolítico, y a más largo plazo nos gustaría comprobar la relación entre el Pico de la Mora y los yacimientos de abajo.

Una vez la muralla está ubicada y protegería un poblado, los investigadores esperan encontrar algo más a través de diversas catas. «No sabemos con certeza que aquí hubiese habido viviendas, pero sí tenemos pruebas indirectas de que sí pudo haberlas. El año pasado encontramos una pesa de telar. Tenemos pruebas de que se tallaron sílex, material que aquí no aflora de forma natural, lo traerían del exterior. Tenemos varias láminas de sílex para hacer utensilios, como elementos de siega, cuchillos, y además del año pasado tenemos una pequeña lasca con una forma lenticulada que sabemos que la utilizaban para segar. Aquí la gente tejía, tallaba la piedra y tenía utensilios agrícolas», enumera.

En los años 80 el codirector del proyecto de excavaciones en Pico de la Mora, José Antonio Rodríguez Marcos, mientras realizaba su tesis sobre la Edad de Bronce excavando en el castillo de Rábano, también aprovechó para prospectar los alrededores. Encontró en el Pico la Mora materiales que se corresponden con la Edad del Cobre, como cerámica con decoración campaniforme. En los años 90 volvió a su yacimiento, realizando además un proyecto de arqueología aérea. Julio del Olmo fue el que hizo este trabajo. Donde estaban los materiales descubiertos de la Edad del Cobre, se veía desde el aire, además, el trazado de la muralla, según se documentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos