El Norte de Castilla

vídeo

El rector lee el manifiesto. / UVA

El manifiesto de la UVA recoge su compromiso con la igualdad

  • El rector de la Universidad ha sido el encargado de su lectura con motivo del Día contra la Violencia de Género

El rector de la Universidad de Valladolid (UVA), Daniel Miguel, ha leído este viernes el manifiesto con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género en el que se ha puesto de manifiesto que las 44 mujeres asesinadas en España en lo que va de año «son sólo la punta del iceberg de una violencia de género, que presenta muchas formas y diferentes intensidades».

«La universidad tiene como objetivo fundamental la formación de buenos profesionales, por supuesto, pero también y fundamentalmente de una ciudadanía socialmente responsable, comprometida con los valores de la democracia y la igualdad de oportunidades, pero a tenor de los resultados, no siempre lo hemos hecho bien», continúa el manifiesto leído por el rector.

Así, Miguel ha asegurado que no se puede permitir por más tiempo que generación tras generación se sigan reproduciendo más situaciones de discriminación «que valoran a las mujeres por debajo de los varones, que les asignan roles que dificultan, cuando no impiden claramente, su desarrollo personal y profesional, que las subordinan en la toma de decisiones apartándolas de los espacios de poder y que en el peor de los casos las violentan psicológica y físicamente hasta, incluso, la muerte».

Asimismo, el manifiesto recoge que cada vez que se produce uno de los lamentables actos de violencia se dice que es responsabilidad de la educación conseguir el avance hacia la igualdad, pero la responsabilidad educativa «no es sólo del sistema (escuela, instituto, universidad), es responsabilidad de toda la sociedad y cada uno de sus miembros».

«La Universidad de Valladolid es consciente de que no puede ser ajena a este grave problema social, ya que como cualquier otro ámbito social, también puede ser escenario de manifestaciones de la violencia machista, como el acoso sexual o el acoso por razón de sexo», ha continuado leyendo el rector.

Por ello, la UVA está comprometida institucionalmente en la erradicación de esta violencia, como se pone de manifiesto en diversas actuaciones que realiza. Actuaciones que van desde las muchas y diversas actividades de sensibilización y formación que se desarrollan en sus centros, a la existencia de un protocolo de prevención y actuación frente al acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito de la universidad.

En su lectura, el rector ha asegurado que la violencia de género comienza pronto, que las adolescentes reciben cada vez más temprano «el mensaje del miedo y -muchas de ellas- los primeros signos de la violencia», pero que no siempre se reconocen los síntomas, ni por parte de la sociedad en general, ni de su entorno próximo, ni siquiera de ellas mismas.

«La violencia de género es la manifestación más extrema de la desigualdad, que empieza a manifestarse en los pequeños micromachismos que aceptamos como una gracia, justificamos como una forma de ser o interpretamos erróneamente como la llamada caballerosidad, cuando no amor», ha continuado Daniel Miguel.

Estar atentos a esos pequeños indicadores cotidianos, leerlos como lo que son luces de alerta es labor de todas las personas que apuestan por la igualdad, es labor de la universidad (como parte de la sociedad) y de todas y cada una de las personas que la integran, ha leído el rector de la UVA.

Por ello, el manifiesto recoge la necesidad de que la institución «esté vigilante ante esta situación y plenamente comprometida» en la lucha contra ella, pero también es preciso que todas y cada una de las personas que componen esta institución participen activamente en la detección, denuncia y eliminación de esta lacra social.

«Para ello, la Universidad está centrando sus esfuerzos en programar acciones, que, si bien se intensifican en torno a esta fecha, se desarrollan a lo largo de todo el año, dedicadas a formar, concienciar y sensibilizar a la comunidad universitaria, para que seamos capaces de ver que este tipo de violencia está presente en nuestro entorno más cercano y si no tomamos parte nos hacemos partícipes, y para que seamos capaces de luchar contra esta lamentable situación desde la razón, la cultura y el conocimiento», ha concluido el rector.