El Norte de Castilla

En la mesa, José Augusto Rodríguez, alcalde de Valbuena de Duero; José María Martín, arquitecto municipal, y Ramón García y Paco Bellido, de la asesora Gexprox.
En la mesa, José Augusto Rodríguez, alcalde de Valbuena de Duero; José María Martín, arquitecto municipal, y Ramón García y Paco Bellido, de la asesora Gexprox. / A. O.

Más municipios contra el trazado de la A-11

  • Valbuena, San Bernardo y Quintanilla de Onésimo se suman a las alegaciones en contra del tramo propuesto por el Ministerio

Convocada por el acalde de Valbuena de Duero, José Augusto Rodríguez, ayer se celebró en la localidad pedánea de San Bernardo una reunión para informar sobre las expropiaciones a los afectados por el trazado de la Autovía del Duero que une las localidades de Quintanilla de Onésimo y Tudela de Duero, tramo que recientemente ha sido aprobado provisionalmente por el Ministerio de Fomento. Esta convocatoria estaba destinada a que los expropiados conozcan sus derechos y obtengan las máximas indemnizaciones.

Dos expertos de la empresa andaluza Gexpro acudieron al acto para informar del proceso, aunque esto no significa que se tire la toalla, ya que los afectados ultiman las alegaciones en contra del tramo del Ministerio para que este cambie de opinión. De hecho, para mostrar todo su apoyo, a la reunión acudió el próximo alcalde de Quintanilla de Onésimo, Juan Moreno, quien anunció que su Ayuntamiento se suma a las alegaciones solicitando que se duplique la nacional 122, lo mismo que en principio solicitan desde Valbuena de Duero y su pedanía de San Bernardo. Moreno no descarta movilizaciones ciudadanas, una vez que ayer se puso en marcha una recogida de firmas.

De igual forma se trabaja en varios frentes, ya que como anunció ayer el regidor de Valbuena, procuradores de la formación política a la que pertenece Rodríguez –Ciudadanos– mantendrán hoy, jueves, un encuentro con el consejero de Fomento de la Junta «para ver si nos apoya, para estudiar otro tipo de trazados porque estamos abiertos a la negociación», señaló ayer José Augusto Rodríguez. Esperan que el consejero sea un puente tendido para hablar con el director general de Carreteras y así poner sobre la mesa los proyectos existentes y estudiar el más conveniente.

Además del regidor, agricultores y vecinos, al encuentro asistieron otros concejales de municipios cercanos como el de Olivares de Duero y el de Tudela. El arquitecto José María Martín habló de una gran obra que discurre en diagonal a lo largo de algo más de 8 kilómetros por la vega de Valbuena y San Bernardo, ascendiendo al páramo norte del Duero, con un desnivel medio del 5% a través de un viaducto de 920 metros de largo que alcanza una altura máxima de 28 metros, prácticamente lo mismo que un ecoducto también proyectado en ese tramo.

50hectáreas de regadío

Quien también presentará alegaciones por verse directamente afectada por el tramo de Fomento será la Comunidad de Regantes del Canal del Riaza, infraestructura recientemente modernizada con una inversión de 52 millones de euros, y que abastece a regantes de ese entorno. Como han explicado desde el Canal, «al ser una obra por amortizar a largo plazo, y planeada para una superficie concreta, la disminución de superficie de riego» por las expropiaciones implica el aumento de la cuota para el conjunto de la comunidad casi a 1.400 propietarios. Directamente los damnificados del canal –de San Bernardo y Valbuena– son 84, entre los que se reparten 50 hectáreas a expropiar.

Otros daños que señalan desde la comunidad del Riaza afectarían a la propia infraestructura, que puede sufrir daños durante la construcción de la autovía, y luego sería también un obstáculo para el movimiento de maquinaria por las parcelas con el consiguiente aumento de consumo de combustible y una división de terrenos de los agricultores.

Asimismo, la altura de la nueva vía afectaría negativamente en los cultivos cercanos. En la última asamblea de la comunidad «fue notable y unánime la indignación al trazado, no solo por los perjuicios personales, si no también solidarizándonos con la zona que queda abocada al fracaso agrícola. Es un mazazo para el sector de la zona donde un 90% vive del campo», indican los regantes.

El Arzobispado de Valladolid, propietario del monasterio de Santa María de Valbuena, donde se asienta la sede permanente de la Fundación Las Edades del Hombre, y la propia Fundación, también se suma a la causa; al igual que el Hotel Balneario Castilla Termal Monasterio de Valbuena edificado entre los muros del cenobio. Lo mismo han hecho la decena de bodegas del entorno y grupos ecologistas.