El Norte de Castilla

La prensa internacional se interesa por la excavación de fosas en el cementerio del Carmen

fotogalería

Cráneo de uno de los cadáveres desenterrados de las fosas comunes del cementerio del Carmen. / JUAN MEDINA-REUTERS

  • Varios medios extranjeros se hacen eco del reportaje de Reuters sobre los enterramientos de represaliados durante la Guerra Civil

«Es una forma de romper fronteras, de que se conozca lo que aquí ocurrió y se reconozca nuestro trabajo. Normalidad y justicia», reclamó ayer el arqueólogo Julio del Olmo, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), justo el día en el que el mundo ha dirigido su mirada al cementerio del Carmen.

La agencia internacional de noticias Reuters ha publicado un extenso reportaje fotográfico sobre la campaña de excavación de fosas de fusilados y represaliados de la Guerra Civil en Valladolid. Y el trabajo ha encontrado eco en numerosos medios extranjeros, como el Daily Mail (el segundo periódico más leído de Gran Bretaña), que han informado sobre la labor de la ARMHque ha permitido desenterrar, hasta ahora, 185 cuerpos arrojados hace 80 años a tres fosas comunes.

Pero todavía queda mucho por hacer. Por ejemplo, en la tercera de las fosas, de donde ya se han recuperado 58 cadáveres (bajo una gran capa de basuras) y en la que, al menos, hay otras seis personas. «Tres de ellas están de bajo de un árbol, enterradas a mucha profundidad, por lo que no parece que las raíces hayan llegado hasta ellas. Y hay otras tres bajo una de las aceras del cementerio», explica del Olmo, responsable de un colectivo que ya ha puesto sus ojos en una cuarta fosa situada junto a las anteriores (en el cuadro 58) en la que trabajarán durante la campaña del próximo verano.

La asociación está a la espera de los resultados de la prospección efectuada hace dos semanas, cuando se escaneó el cementerio (con un georradar y un perfilómetro)en busca de nuevas fosas. Los documentos históricos dicen que aquí, en el Carmen, podría haber hasta diez enterramientos masivos. «En el cuadro 46 se arrojaron muchísimos cadáveres. Pero encima se construyeron varios panteones durante los años 50, lo que dificulta la recuperación de los cuerpos».

Y también se ha escaneado el cuadro 53, por si ahí abajo también hubiera esas excavaciones (de dos metros de ancho por otros dos o tres metros de largo) en las que se tiraban los cuerpos de los fusilados.

El georradar permite analizar ondas electromagnéticas en profundidad. Si el suelo geológico no está alterado, esas líneas son regulares, por lo que las irregularidades detectan cualquier posible modificación del terreno, pista que augura la existencia de una fosa, que habría que confirmar luego con catas manuales. El trabajo fotográfico publicado por Reuters (y que puede verse completo en elnortedecastilla.es) compila la labor desempeñada en el Carmen desde abril.