Las máquinas trabajan en la restauración de la vía férrea en las proximidades de La Estación

video

Máquinas y operarios en la reparación de las vías del tren dañadas por la riada, este martes. / A. de Torre

  • Reabre la carretera entre Abades y Marugán, anegada por el río Moros

Una cuadrilla de unos veinte operarios se afanan desde la tarde del lunes para intentar devolver la normalidadal servicio ferroviario después de los destrozos ocasionados por las inundaciones queha padecido el núcleo de La Estación del Espinar. En la zona del apeadero se han desplegado tres excavadoras y dos grúas, una de ellas se mueve sobre los raíles.

Los equipos desplazados por Adif se han repartido las labores para restablecer el servicio con la máxima de la seguridad y retirar los escombros y maleza de las vías.

El plan diseñado da prioridad al relleno del socavón que hundió una columna de electrificación. Al mismo tiempo, otro grupo está cortando las traviesas y railes que se quedaron suspendidas en el aire por el corrimiento de tierras del otro lado, junto al apeadero.

Los siguientes pasos serán la colocación de una nueva torreta para sustituirla porla 'tragada' en uno de los hundimientos.

Por otra parte, la Diputación de Segovia acaba de reabrir la carretera SGV-3131 entre Marugán y Abades, que permanecía cortada por la crecida del río Moros a la altura del puente de Allas. En estos momentos, únicamente una vía de la extensa red provincial se encuentra cortada al tráfico. Se trata de la carretera SGV-3312 entre Garcillán y Carbonero de Ahusín, que la institución provincial se vio obligada a cortar anoche ante el crecimiento de caudal que a esa altura ha experimentado el río Eresma. No obstante, se confía en que esta vía pueda ser abierta en las próximas horas una vez descienda la cantidad de agua que lleva el Eresma.