El Norte de Castilla

Seminci
Brad Pitt, durante su estancia en Valladolid en 1991.
Brad Pitt, durante su estancia en Valladolid en 1991. / Agustín Cacho.

El día en el que... Brad Pitt buscó un gimnasio en Valladolid

  • El actor pasó tres días en Pucela, en el año 1991, para presentar 'Thelma y Louise' en la Seminci

Cuentan las crónicas del periódico que ese día (24 de octubre de 1991) hubo llenazo en el Teatro Calderón para presenciar ‘Thelma y Louise’, película que conseguiría (compartida con ‘El liquidador’, de Atom Egoyan) la espiga de oro de la Seminci de aquel año. La periodista María Aurora Viloria escribió la crítica del filme: «Una película de extraordinaria riqueza visual, dirigida con mano maestra y excelentemente interpretada». Hubo mención clara para Susan Sarandon y Geena Davis. Pero no para Brad Pitt, joven sin apenas currículo que se acercó a Valladolid para defender la cinta. La web oficial de la Seminci dice: «Por aquel entonces, el norteamericano apenas era conocido y pasó inadvertido ante los medios».

Una columna (firmada por A. Beato) informaba en El Norte sobre la rueda de prensa que ofreció Brad Pitt para presentar ‘Thelma y Louise' en Pucela. Dijo que la película era «como un puzle», que el director (Ridley Scott) poseía «un sentido de la estética impresionante», que el guion «era brillante desde el principio y abierto a todo lo nuevo que aportaran los actores». Pitt era por entonces un actor que «parece haberse centrado más en el cine», después de su participación en varias series televisivas. decía la pequeña reseña del periódico. Fernando Herrero, crítico del rotativo, presente en esa rueda de prensa, lo recuerda como un «adolescente tímido». En realidad, tenía ya 27 años y el sábado de aquel octubre de 1991 subió al escenario del Calderón para recibir la Espiga de Oro (la fotografía fue la portada del periódico al día siguiente).

El que entonces era director del festival, Fernando Lara, le contó a Sonia Quintana, periodista de El Norte, que Pitt «se portó como un absoluto profesional: atento, simpático y muy accesible. Siempre iba con su pañuelo en la cabeza como un pirata y ese atuendo llamaba la atención». «El último día no había manera de sacarle de la habitación y esto creó un gran estado de nerviosismo entre los miembros del festival y los de la distribuidora de la película. Cuando, después de muchas llamadas y ruegos, conseguimos que saliera, dio como explicación que estaba tan bien en Valladolid que no tenía ganas de marcharse del festival».

No hubo fans a las puertas de ese hotel, pero el periodista Manuel Jabois ha escrito ya varias veces la historia que le contaba su amigo Fel: la de esa chica de Valladolid que un jueves por la noche salió a tomar una cerveza y consiguió ligar con el actor. Tal vez no fue la única. Si hurgas por Internet descubrirás una web en la que Makoke (hoy mujer de Kiko Matamoros y habitual de la salsa televisiva de Telecinco) dice: «Pasé un fin de semana en una casa de campo de Valladolid con Brad Pitt, pero me dejó fría. Me pidió que me fuera a Los Ángeles, pero no había química».

Contaba el periódico el 26 de octubre (sábado) que durante su estancia en la ciudad, Pitt «se interesó por localizar un gimnasio para mantenerse en forma. Junto a un amigo que le acompaña en su viaje a Europa, acudió a uno próximo al hotel y en él, suponemos, los dos jóvenes se dedicaron a moldear su figura. Pero, ¿cabe aún más perfección?», se preguntaba el texto del periódico.