Ana Belén: «Esta profesión no se merece tanto desprecio de sus gobernantes»

La actriz y cantante Ana Belén.
La actriz y cantante Ana Belén. / AFP
  • La actriz y cantante muestra su sorpresa por el escaso reconocimiento que reciben las mujeres en este sector «tan liberal»

Ana Belén había anunciado en la alfombra roja que su discurso iba a ser muy sencillo y relajado. Y, en un principio, ha cumplido. Se ha limitado a narrar algunos de sus episodios vitales cuando daba sus primeros pasos en la música y luego en la actuación. Pero cuando el discurso se diluía en las últimas décadas de trabajo y en los familiares, la musa reivindicativa ha aparecido para darle un zarandeo al propio sector del cine y a los políticos de este país.

A la industria, Ana Belén les ha pedido que tengan más en cuenta el trabajo de las mujeres, tanto las actrices como a todas las profesionales que realizan su trabajo tras las cámaras. "Aún me cuesta entender que cueste tanto reconocer el valor de las mujeres en una profesión tan liberal como la nuestra. A veces pienso que, si no se necesitaran mujeres para interpretar, ni siquiera estaríamos las que estamos", ha comentado la actriz, premiada este año con el Goya de Honor.

"Estamos mejor que hace 50 años pero queda mucho por mejorar. No entiendo que, después de tantos años de lucha, la precariedad de nuestro sector sea tan pavorosa", ha añadido la actriz, que estaba acompañada por su hija Marina, Víctor Manuel y Joan Manuel Serrat, entre otros amigos. "Quiero dar las gracias a mi familia, a mis hermanos, a mis hijos, porque son el ancla que me ata a esta tierra. Y a Víctor que sin él la vida no tendría sentido", ha añadido.

A los políticos, Ana Belén sólo les ha dedicado la última pero contundente frase: "Salud y trabajo para esta profesión que no se merece tanto desprecio de sus gobernantes". Una profesión que, según ha recordado en su pausado discurso, sirve para "hacer preguntas aunque no se obtengan respuestas". También permite ponerse en la piel de otros, lo que le hizo a la actriz "entender mejor a los demás y ser más tolerante".

En el repaso de su vida, Ana Belén ha mencionado a doña Paquita, la profesa que le animo a que esa "niña de un barrio humilde que sabía cantar" sacara partido a sus dotes; o a Enrique Estebarena, "que vivía al otro lado de la calle y que me da clases particulares". "Tenía condiciones y una ignorancia absoluta", ha recordado, hasta que Miguel Narros que aparece en su adolescencia y le pregunta si quiere ser actriz "de verdad". "Ahí empezó lo bueno. Porque ser actriz es esforzarse, aprender mucho mucho y sobre todo leer. Conocer diferentes métodos de interpretación, saber qué libros leer y estar muy atento a la verdad", ha apuntado Ana Belén, quien también ha recordado a José Carlos Plazos, Berta Riaza, Fernando Colomo o Pilar Miró. "Muchos directores… a todos les agradezco sus enseñanzas buenas y lo que no se debe hacer", ha apuntado la actriz.