El Norte de Castilla

Redondo espera firmar este año el comodato del Patio Herreriano

  • La concejala de Cultura acuerda un borrador del documento con los representantes de la Colección Arte Contemporáneo

Siempre dentro de la incertidumbre en la que se mueve cualquier comentario respecto a la delicada situación que vive el Museo Patio Herreriano, la concejala de Cultura, Ana Redondo, intentó ayer dar un soplo de esperanza al anunciar un principio de acuerdo para el comodato que podría tener el visto bueno de los propietarios de los fondos del centro, la Colección Arte Contemporáneo (CAC).

La edil se reunió ayer en Madrid con el presidente de la CAC, José Lladó, y regresó con la certeza de haber alcanzado un acuerdo en ese sentido. El único problema es que ahora le toca turno a esa organización, que deberá decidir si rubrica o no el documento inicialmente consensuado. La cuestión es que la relación entre LLadó, que siempre estuvo a favor del Museo, y sus representados no parece ser muy estrecha y no hay ninguna garantía de que los propietarios de la obra custodiada en el Patio Herreriano confirmen el acuerdo y, entre otros asuntos, comprometan la continuidad de los fondos artísticos, en su totalidad o no, en el museo vallisoletano.

El texto acordado, según explicó Redondo a su regreso, no varía sustancialmente sobre el anterior, que caducó el pasado 15 de octubre, y contempla una validez de dos años prorrogable por otros dos, un punto, según la concejala, que «aportaría cuatro años de tranquilidad» al centro. Asimismo, no hace distinciones entre las obras de la Colección –se había especulado sobre la posibilidad de vender cuadros de su núcleo central–, lo que aseguraría su integridad.

La titular de Cultura confía en que en la reunión del Patronato del Museo prevista para diciembre, en la que se deberá aprobar su presupuesto para el próximo año, se cuente ya con la respuesta de la Colección a esta propuesta de comodato, para ajustar las cuentas a la nueva situación del centro.

Otras actividades

El documento también incorpora un artículo encaminado a regularizar la situación de las conservadoras del Patio Herreriano, que cobran de las arcas municipales sin haber pasado por un concurso previo. «Tendrán que pasar un concurso público o, si no, las pagará la Colección», explicó Redondo.

En el texto también se ha introducido la opción de organizar exposiciones tanto en el Patio Herreriano como en otros museos para «equilibrar mejor sus actividades, con una mayor variedad, para servir a la sociedad vallisoletana, ya que hasta ahora no parecía una oferta muy atractiva a juzgar por las estadísticas», concluyó Redondo.