Obras de acondicionamiento para la llegada de la alta velocidad ferroviaria en la estación de tren de Palencia en enero de este año.
Obras de acondicionamiento para la llegada de la alta velocidad ferroviaria en la estación de tren de Palencia en enero de este año. / Merche de la Fuente

Castilla y León contará, este año, con la red de alta velocidad más extensa de España

  • Todas las capitales de provincia estarán conectadas en menos de horas con Madrid, excepto Soria, que junto a Ávila y Salamanca, no serán 'ciudades AVE'

Castilla y León, territorio AVE. 2015 marcará un hito en el desarrollo de la alta velocidad ferroviaria en la comunidad que da pasos decididos para contar en los próximos años con la red más extensa de España, que superará los 700 kilómetros de longitud. Este entramado dispondrá en meses de 565 kilómetros, lo que garantizará conexiones intracomunitarias rápidas y que todas las capitales, excepto Soria, estén conectadas con Madrid en menos de dos horas.

La llegada en los próximos meses del tren veloz a León, Palencia, Burgos y Zamora y la apertura de uno de los túneles de la Variante de Pajares permitirá a Renfe estrenar 385 kilómetros en la Comunidad, que se sumarán a los 179,6 de la línea Valladolid-Segovia-Madrid, que entró en servicio en diciembre de 2007. Además, en el horizonte de 2018 tendrán que estar terminados otros 139 kilómetros entre Zamora y Lubián, cuya construcción se encuentra bastante avanzada.

El tren de alta velocidad conformará ya este año una estructura mallada en la que no todos los servicios conectarán con Madrid. La Comunidad juega un papel fundamental en los enlaces de la cornisa cantábrica con la capital de España, así como en las conexiones norte-sur y este-oeste. En los próximos meses, el Ministerio de Fomento prevé poner en servicio en toda España 1.000 kilómetros de alta velocidad, incorporando a 12 ciudades españoles al club AVE. Este despliegue sin precedentes permitirá reducir los tiempos de viaje en 27 destinos de la red ferroviaria.

En este 2015, las ciudades agraciadas con la 'lotería' del AVE, además de Burgos, León, Palencia y Zamora son: Vigo, Cáceres, Mérida, Badajoz, Cádiz, Granada, Murcia y Castellón. Este desarrollo reforzará el liderazgo español en alta velocidad puesto que el país dispone de más de 3.100 kilómetros en servicio, 31 estaciones en 21 provincias, que concentran el 60 por ciento de la población. Además, desde que se puso en marcha la línea Madrid-Sevilla en 1992, más de 200 millones de personas han viajado en trenes de alta velocidad.

El Corredor Norte se convertirá en el impulsor del AVE, después de que no sumara nuevos kilómetros desde que hace casi ocho años llegó a Segovia y Valladolid y se abrieron en 2011 unos 100 kilómetros entre Orense y Santiago de Compostela. Tres líneas dirigirán la alta velocidad hacia Galicia por Zamora; Asturias, por Palencia y León), y el País Vasco, por Burgos. También, el Ministerio está mejorando la red convencional entre Palencia y Santander y electrificando el tramo Salamanca-Medina del Campo.

Antes de verano

En el primer semestre, las ciudades de León y Palencia quedarán conectadas con Valladolid a través de 162,7 kilómetros de red de alta velocidad, la mayoría en tramos de vía única. De esta forma, la capital del Bernesga estará unida con Madrid en una hora y 45 minutos, con un ahorro de 57 minutos respecto al mejor tiempo actual (dos horas y 42 minutos), lo que supone una rebaja del 35 por ciento. De igual modo, los 255 kilómetros de Palencia a Madrid se recorrerán en una hora y 15 minutos, 20 menos que en la actualidad

Todo ello permitirá también conexiones rápidas de unos 30 minutos entre León y Palencia o de 45 minutos entre las capitales leonesa y vallisoletana o de 75 minutos entre León y Segovia. También las ciudades asturianas de Gijón y Oviedo estarán más cerca, en concreto a poco más de una hora de León, gracias al desarrollo de la alta velocidad hacia el norte y la apertura de uno de los túneles de la Variante de Pajares a lo largo del año, que recorta el trayecto en unos 33 kilómetros.

Por otra parte, la mejora de los 217 kilómetros de la línea convencional entre Palencia y Santander dejará el tiempo de viaje entre ambas ciudades en dos horas y 15 minutos, unos 25 minutos menos que actualmente. Esta actuación, que comenzó en 2013, finalizará este año tras acometerse una inversión total de 95 millones de euros, que dejará el tiempo de viaje entre Madrid y Santander en tres horas y 30 minutos.

Zamora, Medina y Salamanca

Por otra parte, la capital zamorana estará 30 minutos más cerca de Madrid al ponerse en servicio 106,9 kilómetros entre Olmedo y la ciudad. Este tramo de la línea gallega permitirá llegar a la estación madrileña de Charmatín en una hora y 25 minutos. También facilitará que Salamanca y la capital de España queden comunicadas por tren en una hora y 24 minutos, un 46 por ciento menos que ahora, cuando el tiempo de viaje es de dos horas y 36 minutos.

Esto será posible gracias a la electrificación del tramo Salamanca-Medina, que conecta con la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia, en las afueras de la villa de las ferias. También mejorará las comunicaciones de Zamora y Medina, que se acercarán a poco más de 30 minutos, y de esta localidad vallisoletana y Madrid, cuyo viaje se realizará en una hora. También, la línea gallega reducirá en 30 minutos los tiempos de viaje entre Madrid y Santiago, La Coruña, Vigo y Pontevedra.

Burgos, la última ciudad

El tercer ramal norte, el que va hacia el País Vasco, llegará este año hasta Burgos, la cuarta ciudad de Castilla y León que recibirá el AVE. Solo quedan fuera de la red Ávila, Salamanca y Soria. El tiempo de Madrid a las tres ciudades vascas se acortará en 36 minutos, ya que los 245 kilómetros de Burgos a Madrid se recorrerán en una hora y 45 minutos, 30 menos que ahora. Esta mejora será posible al ponerse en servicio en la recta final del año los 91,3 kilómetros del tramo que parte en Venta de Baños (Palencia).

Precisamente, esta línea marcará un antes y un después en las conexiones en torno al Camino de Santiago, puesto que el denominado 'triangulo' de Venta de Baños posibilitará las comunicaciones en alta velocidad entre León, Palencia y Burgos, pero también de la ciudad del Cid con Valladolid, un recorrido de unos 45 minutos.

Trenes que vuelan

Renfe cuenta con distintos modelos capaces de recorrer las vías de ancho internacional (UIC), vías AVE, sobre las que alcanzan velocidades de entre 250 y 300 kilómetros por hora. Los Alvia son trenes preparados para circular por vías de ancho internacional (1.435 milímetros) y convencionales. La operadora ferroviaria tiene 72 unidades para diversos trayectos. No todos se llaman Alvia, también se los conoce con otros nombres, y cuenta tres modelos: la Serie 130, la más numerosa, la S120 y la 730.

Los Avant circulan por líneas AVE y se encargan de las medias distancias. Renfe cuenta con 61 unidades, de las que 33 solo pueden ir por ancho europeo y 28 lo hacen indistintamente por UIC y convencional. Hay tres modelos en funcionamiento: la Serie 104, la S114 y la S121.

Finalmente, los AVE son modelos usados por la compañía para las largas distancias que transcurren íntegramente por las líneas AVE, sin capacidad para ir por vías convencionales. Cuenta con 96 unidades en la actualidad de la Serie 100 (la primera, de 1992), la S102/112 y la S103 de Siemens.