El Juzgado de Menores prorroga tres meses el internamiento del presunto asesino de Leticia Rosino

Instalaciones del centro de menores Zambrana, ubicado en Valladolid. /Antonio Quintero
Instalaciones del centro de menores Zambrana, ubicado en Valladolid. / Antonio Quintero

Un auto del juez resuelve ampliar la medida cautelar a petición de la Fiscalía cuando van a cumplirse seis meses del ingreso en el centro Zambrana, ubicado en Valladolid

ALICIA PÉREZZamora

El Juzgado de Menores de Zamora ha prorrogado por otros tres meses el internamiento del menor de 16 años detenido como presunto autor del asesinato de Leticia Rosino, la joven de 32 años que murió en el municipio zamorano de Castrogonzalo el pasado 3 de mayo. En la actualidad, el joven se encuentra en régimen cerrado en el centro Zambrana, ubicado en Valladolid. La medida cautelar se aplicará a partir del próximo 6 de noviembre, momento en el que se cumplirán seis meses de su ingreso en Zambrana, según la información facilitada por fuentes cercanas al caso.

El juez ha tomado esta decisión a petición de la Fiscalía, que solicitó el pasado 16 de octubre la prórroga que permite la Ley Orgánica Reguladora de la Responsabilidad Penal del Menor. En su artículo 28.3 determina que el tiempo máximo de la medida cautelar de internamiento será de seis meses y podrá prorrogarse, a instancia del Ministerio Fiscal, previa audiencia del letrado del menor y mediante auto motivado, por otros tres meses como máximo.

Aunque todavía no se ha señalado la fecha del juicio, la previsión es que se celebre antes de que finalicen estos tres meses de prórroga. La fecha será fijada por el Juzgado cuando reciba la instrucción del crimen de Castrogonzalo, que ya ha finalizado la Fiscalía de Menores, ya que es el Ministerio Público el órgano competente para la instrucción de los procedimientos por hechos delictivos presuntamente cometidos por menores de entre 14 y 18 años de edad.

Noticias relacionadas

Una vez que llegue la instrucción, el Juzgado dará traslado a las partes para que contesten y hagan sus escritos de calificación, con un plazo de cinco días para la acusación particular, otros cinco días para la defensa y otros cinco días para la responsabilidad civil. Será después cuando se dicte un auto judicial admitiendo o denegando las pruebas y señalando la fecha de la vista oral, que se celebrará en el edifico del Juzgado de Menores, en la calle Regimiento de Toledo de Zamora, a puerta cerrada por tratarse de un caso en el que hay un menor implicado, motivo por el que las actuaciones de esta causa son secretas.

Este tiempo desde que se reciba la instrucción hasta que se celebre el juicio se calcula que no será superior a un mes. En la vista oral estarán presentes el Ministerio Fiscal, la acusación particular, que representa a los padres y al novio de Leticia Rosino; la defensa del menor y la defensa de su padre, que tendría que responder de la responsabilidad civil por los daños presuntamente causados por el menor en el caso de que el juez así lo determine en la sentencia.

El crimen

La instrucción incluye aspectos como declaraciones de testigos, informes periciales y de la autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal de Zamora, declaraciones de los guardias civiles que intervinieron e informes de toxicología. Junto a ella, la Fiscalía remitirá también el escrito de acusación.

El crimen de la joven Leticia Rosino, natural de Tábara y que residía junto a su pareja en Castrogonzalo, donde además trabajaba en una industria láctea, tuvo lugar el pasado 3 de mayo, cuando la mujer había salido a pasear, como hacía habitualmente, por las afueras del pueblo, en las inmediaciones del río Esla, y fue atacada y golpeada en la cabeza con unas piedras de grandes dimensiones. La Fiscalía solicitó el internamiento del adolescente como medida cautelar «al aparecer indicios de la comisión por parte del mismo de un delito de asesinato».

Una vez que se celebre el juicio, la medida máxima a la que podría ser condenado el presunto autor del asesinato sería de ocho años de internamiento. Al tener 16 años, cumpliría esta medida en un centro de menores y una vez cumplidos los 18, el juez tendría que decidir si pasaría a una prisión. Además, la medida de internamiento en régimen cerrado, que puede ser de entre uno a ocho años de duración, podría estar complementada por otra de libertad vigilada con asistencia educativa de hasta cinco años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos