Continúa la lucha contra el fuego de Fermoselle

Una cuadrilla medioambiental realiza labores de extinción en el incendio forestal declarado ayer en la localidad zamorana de Fermoselle/Mariam A. Montesinos
Una cuadrilla medioambiental realiza labores de extinción en el incendio forestal declarado ayer en la localidad zamorana de Fermoselle / Mariam A. Montesinos

El viento y la orografía dificultan las labores de los numerosos medios que permanecen en la zona

ALICIA PÉREZZAMORA

Continúa en la provincia de Zamora la lucha para apagar el incendio de Fermoselle, que en la comarca de Sayago y en pleno Parque Natural de los Arribes del Duero, mantiene el nivel 2 de peligrosidad y dio el salto extendiéndose a la provincia de Salamanca y a Portugal.

Los esfuerzos de los numerosos medios se han centrado en la jornada de hoy en combatir un frente activo de entre un kilómetro y medio y dos kilómetros, unas labores que se han visto dificultadas por el viento y la orografía de la zona. El dispositivo está formado por 325 personas, 14 medios aéreos y 110 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La situación en la zona es “complicada”, aunque la Junta de Castilla y León ha asegurado que en principio no hay riesgo para las localidades de Fermoselle, Pinilla de Fermoselle y Fornillos.

Más información

En general, ha sido un fin de semana difícil para Zamora, según ha explicado el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Alberto Castro.

Y es que la provincia había registrado hasta esta mañana un total de 14 incendios, de los que 12 han sido intencionados, entre ellos el de Fermoselle.

“Se inició a las 3:30 horas de la mañana con la intención de hacer daño en dos focos separados, distantes, de difícil acceso y aprovechando que había un viento bastante fuerte y racheado”, señaló.

Debido al viento, las llamas cogieron fuerza y se reavivaron sobre las 16:28 horas del sábado, cuando se declaró el nivel 2 de peligrosidad por el riesgo que suponía para el municipio y se desalojó la residencia de mayores Conchita Regojo, a la que finalmente los residentes y trabajadores pudieron volver esa misma noche.

La Junta sostiene que el incendio de los Arribes del Duero fue provocado y que la persona que lo provocó “intentó hacer daño”.

“Realmente sabía dónde lo hacía y la intención era hacer daño porque los puntos están muy separados”, manifestó el responsable de la Administración autonómica, quien aseguró que el daño para el Parque Natural de los Arribes del Duero es importante desde el punto de vista medioambiental, pero también turístico, ya que se trata de la puerta de entrada a los Arribes de Zamora.

Con las llamas ya lejos del núcleo urbano de Fermoselle, el teniente de alcalde, Manuel Moya, ha explicado que el trabajo de los medios ha conseguido que el incendio esté “muy controlado” en la localidad, que ya no sufre peligro. Sin embargo, el viento ha dirigido las llamas hacia la zona de Pinilla de Fermoselle y Fornillos.

La imagen en Fermoselle, según el teniente de alcalde, es desoladora, con el cartel de entrada al pueblo quemado. “Dan ganas de llorar”, exclamó.

En la noche del sábado, después de haber vivido una jornada de nerviosismo y alarma en plenas fiestas de San Agustín, vecinos de Fermoselle se concentraron en la plaza del Ayuntamiento para condenar los hechos sufridos, que Manuel Moya califica de “terrorismo medioambiental”.

“Es como poner una bomba, nos han querido quemar vivos. El día que más gente hay en este pueblo nos han cercado por todos los accesos a Fermoselle”, ha denunciado el responsable municipal.