Así es el Valladolid del futuro que quiere el nuevo Plan General de Urbanismo

Vista aérea de Valladolid. /GABRIEL VILLAMIL
Vista aérea de Valladolid. / GABRIEL VILLAMIL

El PGOU encara su debate final:aparcamientos en los accesos de la ciudad, cero urbanizaciones más allá de las rondas, mejores plazas en los barrios y más calles a 30 kilómetros por hora

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Adiós a las macrourbanizaciones más allá de las rondas. Hasta luego a las férreas trabas para diferenciar entre espacios industriales y residenciales.Y hola a un modelo de ciudad que se dice compacta, que apuesta por la regeneración de los barrios ya existentes, que prevé más espacio para el peatón (con la apertura y rehabilitación de plazas), que propone un menor peso del vehículo privado (aparcamientos en los accesos, zonas 30) y dibuja más corredores verdes.

El Ayuntamiento encara estos días la recta final para aprobar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el documento que guiará durante los próximos años el destino urbanístico de la ciudad. El actual está vigente desde 2004.Se redactó en los años previos a la crisis, cuando parecía no haber techo para las grúas y se intuía ladrillo hasta la ronda y más allá. El nuevo documento es un dique contra la construcción desaforada, frente a esas urbanizaciones de periferia que contemplaban hasta 34.000 viviendas (Valdechivillas y Fuente Amarga al este, Prado Palacio hacia el noroeste, Las Riberas en el sur...).

En la trama urbana, defiende el equipo de Gobierno, hay espacio para levantar hasta 20.000 pisos más, lo que entienden como suficiente para el desarrollo de la ciudad a medio plazo, con la construcción en parcelas hoy en barbecho de barrios ya existentes (Los Santos, Canterac, Los Viveros)o el inicio de la urbanización en nuevas zonas –ya planteadas en los años 80 y 90– como La Florida (entre las carreteras de Madrid y Segovia, en los antiguos terrenos de Uralita), Raposas (entre Parquesol y Arroyo) o el desarrollo de los barrios de Argales, Ariza y del entorno de la estación cuando la actividad ferroviaria se mude a los nueves talleres. Siete colectivos (Ciudad Sostenible, Asciva, Facua, Federación Antonio Machado, Avaate, CGT y Ecologistas en Acción) han reclamado en sus alegaciones menos edificabilidad en estos puntos para evitar «grandes torres» y una «alta densidad de viviendas».

Junto a toda esta ciudad compacta, Valladolid apuesta, como espina dorsal, por la integración ferroviaria (que no soterramiento). El documento sepulta la idea de enterrar las vías y diseña la ciudad en torno a ese plan para suturar la barrera del tren con 25 pasos y túneles en 17 puntos de la capital. La oposición (PP y Ciudadanos) ha presentado alegaciones para que el soterramiento aparezca como declaración de intenciones y los vecinos y ecologistas reclaman que el PGOUgarantice, al menos, mejoras conexiones entre barrios, con pasos bajo las vías que tengan mínimo seis metros de ancho (el documento fija la mayoría en cinco metros)y eviten los diseños en forma de Uo Z.

En cualquier caso, el PGOU es una guía.Hay ciudades (como Madrid o Barcelona) que lo ignoran, que lo tienen y no lo usan o que no lo revisan desde hace décadas. E l documento es casi una declaración de intenciones que luego se completa con desarrollos posteriores e inversiones concretas. «El plan no es el único instrumento que proyecta la ciudad, ni el Ayuntamiento el único agente que interviene», dice ManuelSaravia, concejal de Urbanismo. «Es un marco de referencia.En la ciudad se mueven muy pocas cosas, muy concretas. Pero lo habitual es que cuando se vayan a hacer, se vea lo que dice el plan, que pone el germen». El PGOU traza el esqueleto de aquello a lo que la ciudad «quiere dar importancia». Un caso:se flexibilizan los usos (residencial, industrial...) para facilitar, por ejemplo, que Argales acoja negocios vinculados con el ocio, el deporte... Y se persigue diversificar la base industrial, para fomentar el sector agroalimentario. También se fijan criterios de movilidad. Aquí están algunas de las ideas incluidas en un PGOUcuya tramitación se decide ahora en el Ayuntamiento y que tendrá reflejo en el futuro desarrollo de la ciudad y sus barrios.

Los pasos de la intetración del tren

No hay huella del soterramiento en el nuevo PGOU, que ya apuesta por la integración ferroviaria, con los nuevos pasos que atravesarán las vías y el paseo verde (para peatones y ciclistas) que se propone, paralelo a los muros del ferrocarril, desde el campus Miguel Delibes hasta el Pinar de Antequera.

Área central. Se mantiene la Estación del Norte, con un edificio puente desde Recoletos hasta Talleres y Delicias. En el lado de Delicias habrá un aparcamiento disuasorio y un área intermodal para acceder al centro y a las estaciones de tren y autobús.

Nuevos pasos hacia el norte. La previsión habla de un macropaso en forma de Y entre Labradores, Panaderos y la avenida de Segovia. Habrá dos túneles para peatones y ciclistas, de cinco metros de ancho, entre padre Claret y Andalucía y desde Unión a Pelícano.También se propone la mejora de las conexiones de Circular-San Isidro y Casasola, además de los pasos para peatones entre el paseo del Cauce y la calle de La Salud. Más al norte de la obra que ahora se termina en la plaza de Rafael Cano, se prevén nuevos pasos para vehículos entre la avenida del Valle Esgueva y la carretera de Renedo y desde aviador Gómez del Barco a Andrómeda. Por último, paso peatonal y ciclista de acceso al campus Miguel Delibes.

Hacia el sur de la estación se contempla una gran obra para eliminar el viaducto de Arco de Ladrillo y sustituirlo por un túnel (con dos carriles en cada sentido). El PGOUrecoge también una pasarela elevada entre Recondo y el depósito de Locomotoras y cinco pasos para peatones y ciclistas entre India y Boston, de Domingo Martínez a Ciudad de la Comunicación, entre la plaza del Crepúsculo y camino de la Esperanza, de la calle Luna a Santa Victoria y de Velázquez a Pilar Miró. Hay un túnel para vehículos dibujado entre las calles Hípica y Adolfo Suárez. Y al sur de la ciudad se apuntan cinco conexiones para peatones entre Argales y el otro lado de la vía, a la altura de Arturo León, Espanta, Licenciado Bellogín, Tierra de Sepúlveda y Campo de Gomara, con la mejora además del paso para vehículos en la avenida de Zamora. Habría un paso más de Anselmo Miguel Nieto a Las Arcas.

Aparcamientos a las puertas

Existe una propuesta para habilitar intercambiadores urbanos en los accesos a la capital, con zonas de aparcamiento (para los conductores que llegan del alfoz), puntos de alquiler y recarga de coche eléctrico, conexión de los autobuses interurbanos con Auvasa y la posibilidad de que estos espacios cuenten con servicios como cafetería, baños o pequeños comercios. El objetivo es facilitar las conexiones con el cinturón urbano y evitar que entren más vehículos en la ciudad.

Siete puertas. El PGOUpropone siete ubicaciones: en la avenida de Zamora (centro comercial Vallsur), enArco de Ladrillo (en La Florida), en la avenida de Soria, Juan Carlos I (junto al nudo de la ronda interior y Palomares), en la avenida de Burgos cerca de la ronda, en la calle José Acosta y Campo de Tiro.

Áreas de transbordo. Además, hay previstos otros once puntos de transbordo. El espíritu es similar al de las puertas de la ciudad, pero para traslados intraurbanos, aprovechando los subterráneos ya existentes y creando nuevos aparcamientos, como el propuesto en la zona de la calle Maldonado y San Juan, entre Poniente y San Quirce o un nuevo estacionamiento disuasorio en la avenida de Gijón.

Peatón y ciclista, frente al coche

El documento propone mejorar la conexión de los carriles bici, crear grandes itinerarios peatonales y calmar el tráfico, con más calles limitadas a 30 kilómetros por hora.

Carriles bici. Hay previstas varias franjas para ciclistas, separadas de vías de gran capacidad, como en las avenidas de Burgos y de Gijón, Rondilla de Santa Teresa, las rondas al completo, el Paseo de Zorrilla, la carretera de Segovia, el paseo de Juan Carlos Io la avenida de Palencia (de Soto al Paseo del Cauce).

Además... Espacio reservado para ciclistas en Doctor Villacián, Hernando de Acuña, avenida de Medina del Campo, Camino Viejo de Simancas y Filipinos.

Para peatones. El PGOU incluye el diseño de itinerarios peatonales, con aceras más anchas, pasos de cebra más grandes y con prioridad sobre el tráfico. Se propone mejorar la ribera del Esgueva para enlazar con el camino verde de Renedo, las riberas del Pisuerga (desde Puente Mayor a avenida de Zamora )y Villa del Prado al estadio de fútbol.

Atención a la perspectiva de género

El documentorecoge la idea lanzada por El Norte de Castilla para contemplar los 'espacios del miedo', aquellas zonas de la ciudad que generan inseguridad (como los túneles, puentes, parques o calles: Mantería o Cadenas de San Gregorio). Se elabora un mapa de riesgos, con aportaciones de la Policía Local, y se contemplan mejoras de iluminación, seguridad y señalización, por ejemplo en marquesinas de autobús.

Mejoras en el casco histórico y el centro

El PGOU ya recoge la retirada de las rampas del aparcamiento de la Plaza Mayor, con la intención de que «la mayor parte del año esté libre de instalaciones y obstáculos que impiden el disfrute» del espacio.

Peatonalizaciones. Sugiere que se elimine el tráfico en Cebadería, la plaza del Corrillo y Especería desde Poniente.

Nuevas plazas. Contempla la urbanización de los espacios libres de Cáritas (en José María Lacort) como plaza pública. Además, nuevos diseños para las plazas de la Casa del Estudiante, Batallas y el Doctor Marañón. También se apunta la urbanización de la cubierta del aparcamiento entre Empresariales y Filosofía y Letras. Yun nuevo espacio libre con la prolongación de la calle Centro y su unión con Porvenir.

De San Pablo al río. Hay un plan para mejorar un eje «infrautilizado» en la ciudad, con atractivos como el Palacio Real (el PGOUplantea que parte del edificio del Ejército tenga uso civil), Fabio Nelli o el Viejo Coso.Se quiere revitalizar con la Ciudad de la Justicia o la compra para dotaciones del convento de Santa Catalina.

Internvenciones en los barrios del norte

La Rondilla. Mejora estancial de las plazas de Alberto Fernández, el encuentro de Linares con Portillo de Balboa y las Once Casas.

Barrio España. Carril bici en Valle de Arán.

San Pedro Regalado-Viveros. Nueva plaza en el encuentro de Jardines de la Granja de San Ildefonso y los Alcázares de Sevilla, reforma de Arturo Moliner para mejorar la conexión con la plaza de Carmen Ferreiro y urbanización de la plaza del Agua. Arreglo de la campiña del Carmen.

Barrio Belén. Apertura de un nuevo vial entre Reyes Magos, Presentación y la plaza de las Nieves. Nueva plazuela en el encuentro de las calles Incienso, Valle deEsgueva y la prolongación de Presentación.

Pilarica. Eliminación del fondo de saco en el acceso al colegio AntonioMachado para crear nueva trama urbana para actividad terciaria. Propuesta de ampliación del centro cívico.

La estrategia del este

La filosofía del PGOU habla de «reequilibrio» entre los barrios y reconoce un déficit de inversión en el este.

Los Santos. Prolongación de Juan Carlos I para enlazar con la VA-20 y de la calle Asteroide hasta el camino viejo de Renedo.Parque agroalimentario y ampliación del equipamiento de Fuente la Mora.

Pajarillos. Plazuela en la calle Rincón de Esgueva. Prolongación de la calle Tordo hasta Juan Carlos I(hoy está en fondo de saco), con aparcamientos en línea. Mejora de la plaza del biólogo Valverde. Nuevo viario para acceder al Esgueva desde El Pato y Campo de Tiro. Parque lineal en paralelo al Esgueva. Fin de la urbanización de ElPato.

Delicias. Espacio libre en las confluencias de Cádiz y Huelva y entre San Isidro y Algeciras (con acera arbolada). Nueva calle desde Arca Real a Caamaño con la prolongación de Cartagena. Vial y aparcamiento público en el parque de la Paz.

San Cristóbal. Repoblación del cerro como parque forestal.

Pinar de Jalón. Nueva trama urbana en Uralita. Recuperación del Canal de Duero y corredor verde de Ariza una vez que la línea de ferrocarril deje de ser usada por los trenes de mercancías que van a Renault.

Acciones en los distritos del oeste

La Victoria. Prolongación de la calle Júpiter hasta Venus y Plutón. Retranqueo de futuras edificaciones en Dársena ySaturno.

Avenida de Burgos. Prolongación de la calle Euro hasta Astros y de Escudo y Maravedí hasta avenida de Burgos. Paseo verde junto a la ronda norte cerca de Michelín.

Huerta del Rey. Nuevo vial entre Francesco Scrimieri y José Cantalapiedra (la parcela resultante, actividad terciaria). En la Feria de Valladolid, propuesta de mayor apertura en la zona sur y pieza de uso terciario (hotel) de hasta doce plantas.

Girón. Completar la manzana en la avenida de las Contiendas, nuevo vial peatonal ajardinado que conecte Contiendas con la calle Familia y una campa a los pies de las Contiendas, junto a la calle padre José Acosta.

Villa de Prado. Parque arqueológico sobre la parcela de la villa tardorromana. Se contempla otro en Soto de Medinilla, con el objetivo de poner en valor los recursos arqueológicos.

Parquesol. En la ladera suroeste se reserva espacio para la posible ampliación del tercer carril de la A-62. Pasarela peatonal sobre la autovía hacia RíoShopping.

El diseño de la zona sur

Paseo de Zorrilla-La Rubia. Campa en el paseo del Cid. Prolongación de la calle Noche hasta el camino de la Esperanza. Prolongación de la calle Treviño para dar salida a las calles Zeus, Atlas y Poseidón.

Polígono de Argales. Nuevos usos de industria compatible con vivienda y mejores servicios tecnológicos y comerciales.

Parque Alameda. Mejor conexión con la carretera de Rueda.

Campas. El PGOU contempla la habilitación de campas, espacios abiertos multiusos, en varios puntos de la ciudad.