Ryanair desplaza a dos mecánicos desde Londres para resolver una avería del vuelo a Barcelona

Sala de espera en el aeropuerto de Villanubla este sábado. /EL NORTE
Sala de espera en el aeropuerto de Villanubla este sábado. / EL NORTE

Alrededor de 120 pasajeros tuvieron que esperar este sábado cinco horas hasta que se resolvió la incidencia técnica en el Boeing 737

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La compañía Ryanair tuvo que desplazar ayer, sábado, a dos de sus mecánicos desde su base de Londres hasta el aeropuerto de Valladolid, para que resolvieran una avería técnica en la aeronave que debía de partir por la tarde desde Villanubla con destino a Barcelona.

El vuelo regular estaba previsto que saliese a las 17:15 horas, pero no pudo despegar hasta pasadas las 22:30, según explicó uno de los pasajeros que habían contratado dicha ruta. En esas cinco horas, los viajeros permanecieron en las instalaciones de Villanubla.

El pasaje, compuesto por más de un centenar de personas, había pasado el acceso de control y seguridad minutos antes, cuando el personal de tierra de Ryanair informó de que la aeronave Boeing 737 , para el vuelo 6321, registraba un problema en la presurización de la cabina aérea y en el aire acondicionado.

La tripulación, que acaba de aterrizar minutos antes de las cinco, procedente desde el aeropuerto del Prat, comunicó a la central el problema, y ante la falta de mecánicos en Villanubla la compañía irlandesa optó por enviar al personal técnico desde Londres, utilizando para ello un jet comercial.

«El pasaje que vino desde la capital catalana no se enteró de esta incidencia. Fue cuando los que íbamos a volar a Barcelona, después de haber pasado el control y la revisión de equipajes, cuando se nos informó de la demora y que se había solicitado la intervención de los mecánicos de Londres», explicó uno de los viajeros, que llegó a la capital catalana pasadas las 23:40 horas.

Torre de control

La reparación de la avería obligó a solicitar al personal de control de la torre de Villanubla, compuesto por militares del Ala 37 del Ejército del Aire, a posponer el cierre del aeropuerto para vuelos comerciales unos minutos. El servicio desde la torre se cierra sobre las 22:30 horas.

«La compañía se portó bien ya que además de informarnos periódicamente sobre la resolución de la avería, y decirnos que la misma se iba a solventar, nos dio un vale de 5 euros para poder comer y beber algo, mientras esperábamos en Villanubla«, indicó este viajero, que al igual que el resto tuvieron que salir hasta la zona de la cafetería para posteriormente volver a pasar el control de seguridad.

Pese a esta atención, algunos de los viajeros indicaron que en las próximas horas procederán a presentar la correspondiente reclamación, para que se les abone la indemnización que fija la Unión Europea.

La normativa contempla que si un vuelo sufre un retraso igual o superior a 3 horas, y tenía como origen o destino cualquier aeropuerto de la Unión Europea, el pasajero tiene derecho a una indemnización de 250 euros.