La Diputación de Valladolid gasta una media anual de 54.476 euros en viajes y dietas

Pleno de la Diputación provincial, celebrado el pasado mes de junio, con la anterior corporación. /A. Mingueza
Pleno de la Diputación provincial, celebrado el pasado mes de junio, con la anterior corporación. / A. Mingueza

El desembolso para esta materia se ha reducido en 6.787,5 euros desde 2016, el 12% menos

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Más de 50.000 euros. Una cifra que se aproxima a lo que perciben los portavoces de los grupos políticos –60.348,28 euros– con representación en el Palacio de Pimentel por el mero hecho de serlo. Esa es la cantidad media que cada año destina la Diputación de Valladolid a sufragar los viajes e indemnizaciones de los 27 diputados provinciales. Tal y como recoge su página web, este gasto, regulado tanto en la ley Reguladora de las Bases de Régimen Local (artículo 75.4)como en el Reglamento Orgánico de la institución, se concede por los costes «efectivos ocasionados en el ejercicio de su cargo». No obstante, fuentes de la entidad aseguran que este desembolso no es más que «pagar a los diputados la gasolina cuando se desplazan a los pueblos a algún acto de la Diputación, algo que se hace en casi todas las empresas». «Está todo muy justificado; estos gastos son de ir a los pueblos para estar cerca de la gente, no de nada más», continúan.

Concretamente, desde 2016 –publican trimestralmente la información desde el tercer trimestre de 2015– destinan un montante medio de 54.475,58 euros, si bien es cierto que el gasto es cada vez menor y ha disminuido en 6.787,5 euros, el 12%,desde entonces. Ese año, la entidad provincial invirtió 57.787,7 euros, siendo el cuarto trimestre cuando más se pagó. Octubre, noviembre y diciembre de aquel año fueron, sin duda, los peores meses para la Diputación en estos términos económicos. Se gastaron un total de 16.601,5 euros, mientras que en ese mismo periodo de 2017 y 2018 el desembolso fue mucho menor:13.331,41 y 13.651,36 euros, respectivamente. Además, desde que se conocen estos datos, el último trimestre de 2016 es la etapa que más dinero supuso para las arcas de la institución provincial.

Abril, mayo y junio de 2019 representan la otra cara de la moneda. A pesar de coincidir con un intenso periodo de trabajo por las campañas electorales, las elecciones generales, autonómicas y municipales y la constitución tanto de ayuntamientos como de Diputación, 'tan solo' se gastaron 11.837,02 euros, la cantidad más baja invertida en todos los trimestres desde 2015. Sin embargo, en los seis primeros meses de este año ya se han destinado 25.777,35 euros, una cifra similar a la del año pasado –fueron 25.206,48 euros– y 2.654,7 euros menos que en el mismo periodo de 2017.

De manera más concreta, el actual alcalde de Medina del Campo, Guzmán Gómez, por entonces regidor de Nava del Rey y portavoz del Grupo Popular en la Diputación, lidera cada año el gasto en esta materia. En los seis primeros meses de 2019 ha trasladado una factura de 4.004,75 euros, mientras que el año pasado el montante ascendió hasta los 7.616,46 euros. «Guzmán es uno de los diputados que más participa en nuestros actos y viaja hasta los pueblos para estar con los alcaldes y vecinos», añaden fuentes de la entidad provincial.

El kilómetro, a 0,19 euros

Como curiosidad, en 2018, cuatro diputados, entre los que se encuentra el expresidente, Jesús Julio Carnero, no pasaron a la institución ni un solo euro por costes derivados de viajes y dietas. Es el caso del portavoz de la extinta Sí Se Puede, Héctor Gallego, y de los socialistas Mariano Suárez y Félix Velasco. Además, la que fuera representante de Ciudadanos en el salón de plenos, Pilar Vicente, gastó en los doce meses un total de 97,28 euros. La exportavoz del Partido Socialista, Teresa López, trasladó unos costes de 921,71 euros.

Entre tanto, cabe destacar que la Diputación de Valladolid paga el kilometraje por debajo de la media nacional. El precio medio en España es de 0,22 euros por cada mil metros recorridos, mientras que en Pimentel la cifra es tres céntimos menor: 0,19 euros el kilómetro, una cuantía que se ha mantenido estable, al menos, desde el tercer trimestre de 2015, fecha en la que están publicados los datos.

Una amplia flota formada por más de cien vehículos terrestres y fluviales

Es de color negro, alargado y tiene las lunas traseras tintadas. Así es el Audi A6 3.0 TDI Quattro S Tronic, el coche oficial del presidente de la Diputación de Valladolid desde el 13 de agosto de 2014. La institución provincial lo adquirió mediante un contrato de 'renting' –alquiler a largo plazo– hace cinco años y, a día de hoy, continúa siendo el vehículo en el que se desplaza Conrado Íscar. Por entonces, el precio aproximado de compra del automóvil era de 48.440 euros, si bien se desconoce el coste de alquiler que ha supuesto para la Diputación.

Por su parte, para el área de Vicepresidencia se adquirió un Renault Laguna Automático Bose Edición de 175 cv. Los citados turismos son tan solo una mínima parte de la amplia flota que tiene la institución provincial. A 31 de diciembre de 2017 –el último inventario público–, la Diputación tenía 115 vehículos tanto terrestres como fluviales. En este sentido, cabe destacar la embarcación turística Antonio de Ulloa destinada al servicio turístico de pasajeros en el Canal de Castilla, seis bibliobuses o siete tractores.

Asimismo, la Diputación posee dos autocares, dos microbuses y dos vehículos adaptados: una furgoneta Mercedes adecuada para una silla de ruedas y otra furgoneta, esta vez de Renault. En 2017 fueron cedidas a los ayuntamientos de Tudela de Duero y Rueda a través de un convenio de colaboración.