Pingüinos llenará los hoteles de Valladolid

Primeras carpas y tiendas en el Pinar. / Rodrigo Jiménez

La Asociación Hotelera de Valladolid prevé que se ocupen 6.500 plazas mientras que los hosteleros calculan que serán 5.600

RUBÉN V. JUSTO

Cada vez queda menos. Los ruteros enfundan sus guantes y chupas de cuero para surcar sobre dos ruedas las carreteras españolas camino hacia la esperada concentración de los Pingüinos. Cerca de 30.000 personas participarán en el acontecimiento que comenzará el jueves y culminará el sábado con el tradicional desfile de las antorchas. El evento tendrá repercusiones sobre el sector hotelero de la ciudad que espera percibir una media de ocupación del 80% durante los días de la celebración. Según datos por aportados por la Asociación Hotelera de Valladolid, en la provincia existen 8.064 plazas a disposición de los solicitantes. Si las previsiones se cumplen podrían rentarse entre 6.454 y 7.660 plazas.

La Asociación Hostelera de Valladolid afirma una mejora respecto a años anteriores y estima que la tasa de ocupación podría alcanzar medias del 80% con picos de hasta el 95% durante la noche del sábado y el domingo. La mayor ocupación se debe a que el sábado se realizará el acto sobre el que gira Pingüinos, el desfile de antorchas por el centro de la ciudad.

Menos optimista se muestra la Asociación Hostelera de la Provincia de Valladolid al considerar que la media de ocupación se moverá entre el 35% y el 50% con picos de ocupación del 70% (5.644 plazas) durante la noche del sábado y domingo. Su director, Alberto Torrecilla, considera «que cada vez son menos los que se acercan a Valladolid» para consumir sus bienes y servicios.

¿Quién dijo frío?

Pese a las distintas valoraciones de las entidades locales, los datos establecen que el sábado se disparará la ocupación hotelera. Aunque dormir bajo cuatro paredes y un techo no es lo más habitual. El alma de Pingüinos es otro. Es reposar bajo las estrellas y junto a las hogueras. Incluso cuando la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé mínimas de menos un grado centígrado. Según el presidente de Turismotor, Jacinto Navas, «es la esencia y lo que pide la gente». Durante la mañana de ayer ya se instalaron las primeras tiendas de campaña, listas para su ocupación.

La gastronomía manda

Según aclaró la Asociación Hotelera de la ciudad, el perfil del participante en Pingüinos es un varón con una media de edad que ronda entre «los 35 y 40 años y entre los 60 y 65», aunque «cada vez son más comunes las parejas». Tanto motorista necesita mucha comida. Este año la Asociación de Hostelería de la ciudad no tejió alianzas con la organizadora del evento, Pingüinos Club Turismoto. Aunque esta sí que cerró acuerdos con nueve empresas de la zona que «a título individual» colaborarán en el evento.

Durante la mañana de hoy el colectivo se reúne con la Asociación Vallisoletana del Comercio (Avadeco) en una rueda de prensa en el que se explicará el valor que tiene el pequeño comercio en esta edición de Pingüinos 2019. Su director Jacinto Navas comunicó ayer a este periódico que pretende aliarse con el comercio de proximidad para dar a los motoristas un «trato cercano y de proximidad». Los comercios establecerán puestos en la zona donde ofrecerán sus productos gastronómicos. Según Navas, es una forma de «adaptarse para sobrevivir».

También se organizarán expositores en la Acera Recoletos dónde se ofrecerán «aperitivos y pinchos de tortilla» a los afiliados del evento durante la exhibición de 'freestyle' que tendrá lugar el próximo sábado.