Los números dos y tres de Cs al Senado por Valladolid dejan el partido porque va «a la deriva»

Jesús San José y Pablo Pombo./Ical
Jesús San José y Pablo Pombo. / Ical

Lamentan que la formación de la «regeneración» se suba sueldos, cree siete viceconsejerías y sea «incoherente» con el piso del presidente de las Cortes

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

Ha habido un 'pucherazo' en el proceso de primarias sin resolver, designación de diputados provinciales que «nada más llegar se han subido el sueldo», la creación de ocho viceconsejerías en la Junta de Castilla y León –había cinco– y la utilización de un apartamento en las Cortes por parte del presidente, Luis Fuentes, que cobra 1.800 euros en dietas. Ciudadanos «va a la deriva». Eso piensan los números dos y tres de la formación naranja al Senado por Valladolid, que han dejado el partido por «absoluta coherencia» y «total discrepancia» con la actitud que este grupo político está adoptando en los últimos meses. «Si vamos de adalides de la regeneración no podemos hacer lo mismo que el resto de partidos, y como no nos ganamos la vida con esto, nos vamos a nuestra casa para no ser palmeros de nadie», dice con contundencia Jesús San José, que renuncia, al igual que Pablo Pombo, a ir en la listas de Ciudadanos al Senado el próximo 10 de noviembre.

Este viernes argumentarán en rueda de prensa, acompañados por afiliados que les apoyan, los motivos que les ha empujado a dar este paso. Son muchos, porque desde que la formación de Albert Rivera ha llegado a las instituciones de la Comunidad han sido «incongruentes» con sus principios.

Acusa San José así directamente al secretario de Organización, Miguel Ángel González, de ser «el cáncer de Ciudadanos», pues se muestra convencido de que «sabe lo que ocurrió con el pucherazo como responsable que era del partido, y en cambio nadie dimitió por ello». Pero van más allá y cuestionan los méritos de algunos cargos elegidos para representar a la formación en las instituciones, pasando de la «meritocracia a la dedocracia». Ponen como ejemplo lo ocurrido en la Diputación de Valladolid, institución que Ciudadanos quería «amortizar» y que al llegar «nos subimos el sueldo y dos dedicaciones». «Ha sido impotencia, hemos intentado reconducir todo lo ocurrido pero contra esto no podemos hacer nada. Y es una pena, porque hay gente muy válida, pero no les están dejando llegar», denuncia San José, «confuso» con los ideales del partido. «Ya no sabemos si somos socialdemócratas, progresistas o conservadores».

Pablo Pombo, hasta ahora miembro de la junta directiva de Laguna de Duero, añade que la formación ya no les representa porque «no actúa como entendemos que debería actuar». Admite que entró en este partido político «creyendo que era algo fresco, regenerador y distinto» pero que en el momento que han tenido la oportunidad «ha demostrado ser más de lo mismo». «Tenemos nuestras profesiones y por sentido claro de la coherencia nos vamos», añade Pombo.