51 localidades de Valladolid, incluida la capital, sufren interferencias en la televisión por el 4G

Señal pixelada en una vivienda afectada por la instalación del 4G./El Norte
Señal pixelada en una vivienda afectada por la instalación del 4G. / El Norte

Una llamada al 900 833 999 para que instalen un filtro de manera gratuita es la solución a un problema que afecta a La Cistérniga, Arroyo, Medina de Campo, Medina de Rioseco, Laguna, Tordesillas, Peñafiel, Campaspero o Íscar

Berta Muñoz Castro
BERTA MUÑOZ CASTRO

Un día, sin motivo aparente, la imagen de la televisión se empieza a pixelar. Al principio ocurre en un solo canal y de vez en cuando pero, a medida que pasa la semana, el resto de las cadenas se contagian y ver cualquier programa sin interferencias se convierte en misión imposible. «El primer instinto es resintonizar el televisor pero, cuando ves que nada ha cambiado, no encuentras otra solución que coger el teléfono y llamar a un antenista que –como relata una vecina de Peñafiel– te soluciona la papeleta, pero por 200 euros».

Es más que probable que la incidencia que esta mujer pagó de su bolsillo se deba a los problemas en la señal que en la actualidad afectan a 51 localidades de Valladolid –entre las que figuran además de Peñafiel, La Cistérniga, Arroyo de la Encomienda, Medina del Campo, Medina de Rioseco, Campaspero, Íscar, Laguna de Duero, Tordesilas o diferentes puntos de la capital– y que tienen como único responsable la implantación de la tecnología 4G que, al utilizar la frecuencia 800MHz de la televisión digital terrestre (TDT), provoca interferencias en la imagen.

Más información

Si reside en uno de estos pueblos y a fecha de hoy ha aguantado sin acudir a un antenista por su cuenta, sepa que la solución es sencilla, rápida y, lo mejor, gratuita. Debe llamar al 900 833 999 para que un operador compruebe si su domicilio figura dentro de una zona donde se estén instalando los nodos causantes de las molestas interferencias y, si está en la lista –que seguro que sí–, un técnico se desplazará a su domicilio y le colocará un filtro en la antena que devolverá la nitidez a su televisor.

En 2015, cuando las empresas de telefonía móvil comenzaron a implantar el sistema 4G que permitirá navegar por Internet a la velocidad del rayo incluso en la Castilla profunda, adjudicaron a la empresa Elecnor ese servicio de asistencia, quien, a través de la entidad gestora Llega800, se encarga desde entonces de solucionar el problema sin costes y en un plazo de tres días laborables.

¿Y cómo nadie nos ha informado de esto?, se preguntarán. Seguramente porque aunque el Ayuntamiento de su pueblo haya emitido un bando o buzoneado el tríptico informativo que se ve a continuación en el momento que comenzaron los trabajos, las interferencias han llegado a sus televisiones meses después, cuando toda esta información ha quedado en el olvido.

Es precisamente lo que ha ocurrido en la localidad segoviana de Olombrada, donde la implantación del 4G se llevó a cabo en verano, pero hay decenas de hogares que han comenzado a notar deficiencias en la señal hace unas semanas. «Varios factores influyen a la hora de sufrir o no las interferencias: la orientación y la 'edad' de la antena, la instalación de la vivienda, la proximidad a las estaciones de telefonía móvil… Si es un aparato relativamente moderno, las interferencias se van acumulando y no se hacen evidentes hasta que colapsan totalmente la antena», explican desde Llega800.

La información compartida por casualidad en el grupo de whatsapp de la Asociación Cultural de Olombrada ha servido para que decenas de vecinos soliciten 'in extremis' la colocación del filtro de manera gratuita. El plazo para pedirlo en este pueblo situado a 9 kilómetros de Campaspero –donde, por cierto, los problemas ya se han comenzado a notar– expiraba este 31 de diciembre, seis meses después del inicio de los trabajos.

«No teníamos ni idea de que lo arreglaban gratis», reconoce una vecina de Olombrada que también pagó por este servicio a un especialista. «En estos pueblos la gente es mayor, la mayoría no tienen Internet y mucho menos saben interpretar un folleto con las palabras 4G, TDT, 800Hz… Me da rabia saber que me podría haber ahorrado 220 euros, pero me alegro de que ahora los mayores sepan cuál es el problema y puedan volver a disfrutar de la televisión, su único entretenimiento en invierno», asegura.

Así que no hay tiempo que perder, si reside en cualquiera de los 51 municipios afectados a día de hoy en la provincia de Valladolid y tiene mala señal en la televisión, una llamada es la solución. Si las interferencias son en una vivienda (unifamiliar) puede llamar directamente al teléfono gratuito 900 833 999 o rellenar el formulario de la web www.llega800.es. Si reside en un edificio colectivo, debe de ser el presidente de la comunidad de propietarios o el administrador de fincas el que se ponga en contacto con Llega800.

Un último apunte, todo lo dicho solo afecta a los espectadores que ven la televisión con TDT, los afortunados que van a disfrutar de las doce campanadas a través de fibra óptica, satélite o Internet están a salvo. ¡Feliz 2019!

 

Fotos

Vídeos