La Junta construirá dos pasarelas para evitar el tránsito peatonal por el puente de piedra de Rioseco

El río Sequillo, a su paso por el puente de piedra./El Norte
El río Sequillo, a su paso por el puente de piedra. / El Norte

Con una inversión cercana a los 300.000 euros, una salvará el desagüe del Canal de Castilla, y la segunda, el río Sequillo

El Norte
EL NORTEValladolid

La Junta de Castilla y León aprobó ayer la contratación de las obras de construcción de dos pasarelas para el tránsito seguro de peatones sobre el desagüe del Canal de Castilla y sobre el río Sequillo, en la carretera VA-913, en la localidad vallisoletana de Medina de Rioseco, por un importe de 294.807 euros.

En concreto, la pasarela tendrá tres metros de anchura y cruzará el desagüe del Canal de Castilla y el Río Sequillo sucesivamente, en paralelo a la carretera VA-913; mantendrá la misma altura que el puente actual y dispondrá de barandillas ejecutadas con perfiles de acero galvanizado y mallas de acero inoxidable de un metro de altura. La construcción de las nuevas pasarelas evitará el tránsito de los peatones por los puentes, que quedarán exclusivamente para el tráfico rodado.

Hasta ahora, la travesía de la carretera VA-913, de Medina de Rioseco a Villarramiel, dispone de aceras peatonales desde el casco urbano de Medina de Rioseco hasta el puente de piedra que antiguamente servía para salvar el río Sequillo y que hoy solo sirve para que dos de sus ojos permitan el paso del caudal del desagüe del Canal de Castilla.

Este puente se encuentra incluido en el catálogo arquitectónico del Plan General de Ordenación Urbana de Medina de Rioseco con un nivel de protección que impide que pueda ocultarse o intervenir en él salvo para su restauración conservando la estética original. Para no interferir en el puente se ha proyectado una pasarela peatonal paralela, que permita el tránsito de los peatones hacia el Cementerio Municipal, en unas condiciones adecuadas de seguridad vial.

En concreto se ejecutarán dos pasarelas, una en terrenos situados junto al antiguo puente de piedra, salvando el desagüe del Canal de Castilla, y otra que salvará el río Sequillo, dando continuidad al tránsito peatonal, y dejando los actuales puentes exclusivamente para el tránsito rodado.

La contratación de esta obra fue declarada desierta a finales de 2018 al no recibirse ninguna oferta, por lo que el Consejo de Gobierno ha aprobado hoy un nuevo expediente de gasto.