Iveco verá aumentar su carga de trabajo gracias al nuevo camión S-Way que relevará al Stralis

Imagen promocional del nuevo vehículo industrial que se fabricará en Madrid yValladolid./IVECO
Imagen promocional del nuevo vehículo industrial que se fabricará en Madrid yValladolid. / IVECO

El consejero delegado de CNH Industrial confirma que el grupo italiano mantendrá las inversiones en sus plantas de Madrid y Valladolid

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

La fabricación a partir de septiembre del nuevo S-Way, el camión para transporte de larga distancia que Iveco ha asignado a Madrid en sustitución del Stralis, elevará la carga de trabajo de la planta vallisoletana del grupo CNH Industrial, que se encarga de la chapa y pintura de la cabina. El incremento productivo derivado del lanzamiento del vehículo y la asunción de nuevas labores de montaje y soldadura de las puertas podrían traducirse en nuevas contrataciones.

El consejero delegado de CNH Industrial, Hubertus Mühlhäuser, explicó durante la presentación del S-Way que el grupo continuará invirtiendo tanto en la fábrica de Madrid como en la Valladolid. «Por su puesto que continuaremos invirtiendo en nuestras plantas españolas», subrayó, en declaraciones recogidas por Europa Press. Mühlhäuser puso en valor el papel que juegan las plantas nacionales de Iveco dentro del grupo CNH Industrial y recordó que de las 66 factorías con que cuentan en todo el mundo, solo las de Valladolid y Madrid poseen nivel oro en World Class Manufacturing, uno de los sistemas de auditoría más prestigiosos en cuanto a innovación industrial.

«Mantienen un sistema de producción muy riguroso. Son muy importantes para el grupo y, sobre todo, para Iveco. España está en el centro de todo lo que hacemos», apuntó el ejecutivo del consorcio industrial.

El hecho de que el Stralis, la actual propuesta de Iveco para el transporte por carretera, se encuentre en el final de su ciclo comercial ha provocado un bajón de ventas y, por ende, de producción. Iveco ha firmado un ERE temporal para su fábrica de Madrid de 60 días este año, después del de 105 días que empleó entre el segundo semestre de 2018 y el primer trimestre de este año. Como consecuencia de ello, en lugar de las 30.000 unidades consideradas 'idóneas', el año pasado transitaron por Valladolid 18.000 cabinas.

CC OO espera que la llegada de más cabinas y el montaje de las puertas del nuevo vehículo generen una treintena de empleos

Un nuevo habitáculo más moderno, tecnológico y atractivo, unido a la gama de motores diésel de distintas cilindradas y a la variante impulsada por gas natural licuado (GNL) deben servir para animar las ventas de Iveco en este segmento. Además, según manifestaron desde la representación de CC OO, a partir del año próximo, los trabajos de chapa y pintura de un mayor número de unidades, unidos a la incorporación de nuevas labores de soldadura en las puertas y la trasera de la cabina, harán necesaria la contratación de más personal. «Es cierto que un mayor uso de la automatización está afectando a algunos puestos de trabajo, pero la llegada de nueva carga requerirá en torno a treinta personas más», señaló JuanCarlos Calvo, presidente del comité de empresa.

El camión aporta en torno a una décima parte del trabajo de la factoría vallisoletana de Iveco y la caída productiva de la planta madrileña ha impactado de lleno en la organización interna de la vallisoletana. El 90% restante es el furgón Daily, en versión chasis-cabina, que ha sido recientemente remozado y para el que existe una demanda sostenida.

Ayer, el presidente de Iveco, Gerrit Marx, aseguró que la empresa no contempla más recortes de empleo en Madrid una vez se complete el expediente de regulación temporal que se lleva a cabo hasta fin de año.