El incendio de la nave de Pollos se prolongó durante casi nueve horas

Algunos de los lechones muertos por el incendio de la nave. /EL NORTE
Algunos de los lechones muertos por el incendio de la nave. / EL NORTE

Siete mil lechones murieron asfixiados, aunque por el momento se desconoce la cuantía de las pérdidas

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZPollos

Unas labores «complicadas» y «muy laboriosas». Así resumen la docena de efectivos de bomberos de los parques de Medina del Campo y Tordesillas que participaron en la noche del martes en las tareas de extinción del incendio ocurrido de una nave ubicada en Pollos (Agropecuaria Casares), en el que murieron asfixiados alrededor de 7.000 lechones.

Más información

Según el informe, uno de los propietarios de la granja llamó al parque dando la voz de alarma. En ese preciso momento el dispositivo se puso en marcha y la central pidió apoyo a los bomberos de Medina del Campo que, en pocos minutos, se trasladaron hasta la granja porcina situada a más de tres kilómetros del casco urbano del municipio.

«Los primeros en llegar fueron los compañeros de Tordesillas y después fuimos nosotros desde Medina con varios vehículos, como la escala y la nodriza», explican desde el parque de la Villa de las Ferias: «A la media hora de estar allí con la nodriza tuvimos que ir a por más agua ya que los 12.000 litros se terminaron y tuvo que desplazarse la de Tordesillas con otros 12.000 litros. Estuvimos trabajando hasta las tres de la madrugada».

Las labores de extinción del incendio, cuyas causas se desconocen, aunque todo apunta a un posible cortocircuito, se prolongaron en el tiempo, ya que «la nave tenía numerosos habitáculos a los lados que hacían muy complicado el dispositivo», explican los bomberos, quienes se refieren a la existencia de abundante humo, al tratarse de un recinto cerrado, y fuertes llamas, a lo que se sumó la existencia de otros elementos, como el suelo de rejilla, que se hundió; o parte del techo que, al llevar un material aislante, se precipitó sobre los efectivos que intervenían.

Los bomberos, que lamentan el elevado número de lechones muertos por asfixia, aseguran que no pudieron hacer mucho más para salvar a los animales, «ya que el lugar era de acceso complicado».

Hasta el lugar del suceso se trasladaron un total de cinco coches de bomberos de ambos parques que durante horas trabajaron en la nave doble afectada para extinguir el incendio. Según explicaron, en las tareas de extinción también se tuvieron que utilizar ventiladores para extraer el humo, ya que no se podían abrir las puertas y ventanas porque el fuego podría haberse propagado. Por el momento se desconoce la cuantía total de las pérdidas.

 

Fotos

Vídeos