Los más heavies de España cenan en Valladolid

Participantes en la Cena Fest Heavy. / Rodrigo Jiménez

Cerca de 300 amantes del metal disfrutan de un suculento menú con codillo como plato principal y los conciertos de Paraíso Terrenal, Xtasy, Diabólica y Grave Noise

BERTA MUÑOZ CASTRO

Todos los años desde hace más de una década, siempre en el mes de febrero, los más heavies del país tienen una cita en Valladolid. El Cena Heavy Fest llega este sábado a su undécima edición con el cartel de completo colgado. Melómanos llegados de Vitoria, Barcelona, Murcia, Madrid y de las nueve provincias de Castilla y León comparten a estas horas mantel y música en directo en la capital del Pisuerga.

Fotografías del Cena Heavy Fest

Cerca de trescientas almas llenarán el salón principal del restaurante Ramontti del Polígono de San Cristóbal. Y lo harán después del primer concierto de la jornada, a cargo de los vallisoletanos Paraíso Terrenal, un grupo de hard rock duro formado hace más de una década. Y es que hay que abrir apetito porque el menú es suculento. Un plato de ibéricos, croquetas caseras, gambas y ensaladilla rusa son solo los entrantes. Codillo de cerdo asado (típico de la cocina alemana) con patatas fritas es la propuesta para el plato fuerte de una cena que se completará con una tarta de queso y membrillo.

Y después del festín culinario, a mover la melena (ellas y ellos). Según explica Diego Sixx, promotor del evento junto a Ismael 'Karni' y Sergio 'Heavo', a partir de la medianoche otros tres grupos se subirán al escenario montado en el restaurante para la ocasión y se encargarán de que los asistentes eliminen a base de brincos las calorías ganadas en la cena. «A las doce (más o menos) llegarán los navarros Xtasy y sobre la una y media Diabólica, un grupo madrileño que rendirá tributo a Ángeles del Infierno», la mítica banda creada en 1979 en Lasarte (Guipúzcoa). Y como colofón, sobre las cuatro de la madrugada, el trash metal de Grave Noise.

Las cuatro bandas se suman a la larga lista de grupos que ya han desfilado por en el certamen culinario-metalero. En la memoria de su organizador destaca la actuación de José Luis Campuzano Feito –más conocido como Sherpa–, los segovianos Lujuria, Centinela o Zenobia y grupos internacionales como los alemanes Iron Savior o los italianos Even Flow.

Un hacha, una chupa de cuero y un tatuaje para sortear

El sorteo de regalos ha ganado enteros a media que el festival heavy suma ediciones. Este año, el toque artesanal lo pone un hacha vikinga hecha a mano y una calavera de resina con la mano cornuta que popularizó Ronnie James Dio allá por el año 79 cuando fichó como vocalista de Black Sabbath. Además, con la entrada (35 euros) los participantes tienen la opción de conseguir cuatro abonos para los festivales Z Live de Zamora y el Galia Metal Fest de Pozal de Gallinas y dos pases para el concierto del escocés Doogie White del próximo 14 de marzo en la sala Porta Caeli de Valladolid. Un tatuaje valorado en 300 euros, una ruta guiada con raquetas de nieve y una cazadora de cuero completan el surtido de regalos que se repartirán esta madrugada.

Diego Sixx recuerda que el Cena Heavy Fest «como todas las buenas ideas nació en la barra de un bar». Fue en el Zahara, cerrado hace años, y lo que se presentaba como una noche entre amigos «se convirtió en una quedada de 170 heavies». El éxito de la primera convocatoria hizo que siguieran sumando febreros y multiplicando asistentes, hasta llegar a los tres centenares de esta noche. Todos comparten una pasión, la música, y una forma de vida, el heavy metal.

La ubicación (antes lo celebraban en el restaurante Las Lomas, ahora cerrado) y el fin de la colaboración con el Banco de Alimentos son los dos únicos cambios de un festival que no ha faltado a su cita en Valladolid desde el 2008 y que tienen mucha vida por delante. Rock On!