Guzmán Gómez no ve motivos para apartar a Carnero y precisa que tiene el apoyo de los ediles

Jesús Julio Carnero accede al salón de plenos en la última sesión del mantado. /A. Mingueza
Jesús Julio Carnero accede al salón de plenos en la última sesión del mantado. / A. Mingueza

El alcalde de Medina cuestiona que Génova pueda abrir expediente al presidente del Partido Popular porque «no se ha hecho nada mal»

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

Jesús Julio Carnero cerró esta mañana el mandato con una frase en la que resumió sus intenciones de cara a lo que pueda ocurrir esta semana y de cara a la investidura: «Defender el medio rural será el cometido que vamos a tener que seguir realizando los que aquí continuamos». Su intención, pese a no contar con el apoyo y la confianza de Génova (se la retiró el pasado viernes tras culminar el proceso de elección de diputados) es continuar en la institución provincial durante los próximos cuatro años y hacer así uso del acta de diputado provincial que obtuvo tras conseguir el respaldo de los alcaldes y concejales del distrito de Valladolid. No dijo nada sobre si lo hará como un diputado provincial más o como presidente, aunque poco después, Guzmán Gómez, alcalde de Medina y diputado electo, dejó entrever que los representantes de la institución para este mandato cerrarán filas en torno a Carnero para ser de nuevo investido presidente. «El voto es secreto y yo tengo muy claro a quien voy a votar. Los diputados votaremos al que queremos que sea nuestro presidente y, por lo tanto, cada uno ejercerá la labor de forma libre», señaló uno de los hombres de máxima confianza de Jesús Julio Carnero tras la celebración del pleno de cierre de actas.

Noticias relacionadas

Gómez, portavoz del Grupo Provincial Popular en la institución desde 2015, aseguró que la situación del PP en Valladolid se vive «con normalidad» aunque admitió ciertas «discrepancias» que optó por no valorar. Sí precisó que no ve motivos para apartar a Jesús Julio Carnero del Partido Popular, porque aseguró que lo normal es que eso suceda cuando se hace algo más, «pero cuando una persona ha obtenido el suficiente respaldo en el Congreso Provincial y en una votación para ser elegido diputado no es nada malo. Un expediente o una expulsión se debe realizar cuando una persona hace algo malo y en la Diputación Provincial nadie ha hecho nada malo», zanjó.

Ni la dirección autonómica ni la nacional se pronuncian al respecto de la situación que vive tanto el PP como la Diputación de Valladolid tras la decisión de apartar a Carnero de la Presidencia provincial. Guzmán Gómez aseguró que hasta ayer los diputados provinciales no habían recibido directrices de la formación, por lo que incidió en que el voto es secreto y que él tiene «muy claro» a quién irá a parar su apoyo.

El pleno sirvió como despedida del mandato, donde tanto Ciudadanos como Toma la Palabra censuraron «los egos y peleas internas» que afloran estos días en los partidos políticos. «La sociedad está cansada y no le gusta lo que ve», criticó Pilar Vicente (Cs), quien pidió a los partidos que se centren «en servir a la ciudadanía».