Francis Paniego aconseja a los estudiantes de cocina que «no podemos convertirnos en cocineros amargados»

Francis Paniego junto a los diplomados de la Escuela Internacional de Cocina./Nieves Caballero
Francis Paniego junto a los diplomados de la Escuela Internacional de Cocina. / Nieves Caballero

El chef con dos estrellas Michelin en Ezcaray apadrina a los estudiantes de los cursos de la Escuela Internacional de Cocina en Valladolid

Nieves Caballero
NIEVES CABALLERO

Francis Paniego ha clausurado los cursos superiores de Jefe de Cocina, Ayudante de Cocina, Ayudante de Pastelería y Gestión de Negocios de Restauración de la Escuela Internacional de Cocina, en Valladolid, donde ha aconsejado a los estudiantes que «no podemos convertirnos en cocineros amargados».

Durante su intervención, el chef ha recordado que «la cocina en España ha vivido un momento luminoso gracias a la generosidad de muchos y a saber compartir», pero «no podemos echar a perder todo lo conquistado»; y aconsejó a los futuros profesionales que «no podemos convertirnos de cocineros amargados» para desterrar determinadas tensiones que hay que descartar en las cocinas, antes de añadir que «tenemos que ser muy profesionales».

Paniego, que posee dos estrellas Michelin con su restaurante El Portal del Echaurren en Ezcaray (La Rioja); y el presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana, han entregado los diplomas de los cursos superiores de Jefe de Cocina (cuarta promoción), Ayudante de Cocina (undécima promoción), Ayudante de Pastelería (sexta promoción) y Gestión de Negocios de Restauración, en su primera promoción.

Paniego ha reivindicado la vocación de «servicio a los demás» que deben tener los cocineros. También ha puesto la firma de sus manos en arcilla para sumar un nuevo estrella Michelin a la colección de la Escuela Internacional de Cocina, buen momento para los reporteros gráficos.

 

Fotos

Vídeos