El arrastre de una caja de 1.400 toneladas excavará desde el lunes el túnel de Pilarica

La plataforma que se encajará bajo las vías del tren ya está lista para ser arrastrada bajo el lecho ferroviario./Ramón Gómez
La plataforma que se encajará bajo las vías del tren ya está lista para ser arrastrada bajo el lecho ferroviario. / Ramón Gómez

La obra de Rafael Cano concluirá en enero y la del paso entre Andrómeda y Nochevieja sigue atrapada en el desvío de las redes de canalización de las distribuidoras de agua, luz y teléfono

Víctor Vela
VÍCTOR VELA

Unos folios fosforitos cuelgan de paredes y muros de Pilarica para recordar que el barrio lleva «tres años encerrado» desde que el 15 de septiembre de 2015 Adif decidiera clausurar el paso a nivel, sin ofrecer alternativas para los vehículos que a diario atravesaban las vías entre Puente la Reina y la plaza de Rafael Cano. Tres años, más de 1.100 días, como refleja un cartel colocado junto al angosto túnel peatonal que une las dos partes del barrio y que los vecinos confían en retirar en poco tiempo. Este lunes, 24 de septiembre, empieza por fin la excavación del paso bajo las vías para que pueda encajarse la macroestructura de 1.400 toneladas de peso que desde el pasado 10 de agosto se ha construido a los pies de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar. Se trata de una plataforma de 21,4 metros de anchura y de 14 de longitud sobre la que se han asentado las seis grandes columnas que funcionarán como soporte del lecho ferroviario. Una vez rematada esta estructura (y esto ya se ha conseguido) y mediante un sistema de gatos hidráulicos, desde este lunes y durante dos semanas, se desplazará hasta que encaje en el hueco excavado bajo las vías. Para ello, ha sido necesario el apeo de los rieles, que el pasado 15 de septiembre se tuvieron que levantar unos centímetros para permitir que se lleve a cabo esta maniobra. Los trabajos se tienen que efectuar de noche, ya que es el momento en el que menos se afecta al tráfico ferroviario (los trenes han de reducir su velocidad al pasar por la zona y Renfe ha modificado el horario de cinco de ellos). El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, lanzó el pasado día 14 un mensaje de «comprensión» a los vecinos ante los ruidos que pueda ocasionar «el momento más crítico» de toda la construcción del paso peatonal de Rafael Cano. «Adif nos ha exigido que los trabajos se hagan de noche. Hemos intentado mantener que fuera de día, pero ha sido imposible», asegura Saravia, quien apunta que esta modificación de horarios ha provocado «un leve retraso» en el calendario fijado en un principio. Durante esta primera semana, se ha desplazado la estructura justo hasta la orilla de las vías. Desde el lunes (si no hay más demoras), se horadará el terreno, se retirará la tierra bajo los rieles ferroviarios y se ajustará la estructura, lo que permitirá contemplar ya cómo quedará este nuevo pasaje, el primero de la operación ferroviaria planteada como alternativa al soterramiento (más económica, 534 millones menos).

Una vez completado el paso, durante los próximos tres meses y medio se procederá a la urbanización del entorno, tanto en la nueva plaza de Rafael Cano (con parterres, rampas y zonas ajardinadas) como, al otro lado de las vías, en la calle de la Salud, donde ya se aprecia la nueva rampa que servirá como acceso al paso bajo las vías. La previsión que maneja el Ayuntamiento es que en enero hayan concluido los trabajos, después de 2.127.667,60 euros de inversión. El resultado final será un paso para peatones y ciclistas, con la posibilidad de que también sea utilizado por vehículos de emergencia (como ambulancias), con una orientación que buscará prolongar la línea de la calle Puente La Reina.

En Andrómeda y Nochevieja

Mucho más lenta avanza la obra que, unos metros más al norte, contempla la construcción de un túnel para vehículos entre las calles Andrómeda y Nochevieja. No hay máquinas. No hay movimiento desde que a finales de julio se talaran 36 árboles y a principios de agosto comenzara el derribo del muro del colegio La Inmaculada. Desde entonces, no se han visto más tajos a pie de calle, pese a que en la reunión que técnicos de Adif mantuvieron con los vecinos de Pilarica el 12 de junio aseguraron que «a lo largo de julio» (y ya estamos en septiembre) diferentes empresas de suministro comenzarían el desvío de las redes subterráneas de gas, teléfono, agua o electricidad. En agosto estaba previsto además la demolición de aceras. Nada de eso se ha visto aún. La asociación vecinal de Pilarica ya alertó en junio de sus temores a que los desvíos de redes provocaran retrasos en la obra. Adif se ha comprometido a que el nuevo túnel esté listo para «mediados de 2020». Tendrá 27 metros de largo, 4,5 de altura y dos carriles de 3,5 metros cada uno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos