El aparcamiento de El Corte Inglés de Zorrilla pierde 70 plazas para coches y gana 113 de motos

Un operario trabaja en las estructuras de extracción del aparcamiento. /RODRIGO JIMÉNEZ
Un operario trabaja en las estructuras de extracción del aparcamiento. / RODRIGO JIMÉNEZ

La empresa remata la obra del subterráneo de titularidad municipal tras invertir 3,6 millones

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Tras un año en obras –comenzaron en agosto de 2017– El Corte Inglés remata estos días los trabajos de reforma del aparcamiento subterráneo de tres plantas de la plaza Juan de Austria, un estacionamiento municipal en concesión que será gestionado, de nuevo, por los grandes almacenes durante otros tres lustros. La adjudicación del Ayuntamiento llevaba aparejada la obligación de poner al día el garaje, una condición que la empresa está a punto de cumplir.

La inversión en la renovación del subterráneo ha alcanzado los 3,6 millones de euros. Según los datos facilitados ayer por la compañía, las novedades de la intervención pasan por una mejora en las dimensiones de las plazas para vehículos. Así, de los 800 puestos para coches con los que contaba se ha pasado a 730, de los que 198 están destinados a automóviles de pequeñas dimensiones. Esta reorganización, que supone una pérdida de setenta espacios para turismos, ha permitido incrementar algo la anchura y longitud de los aparcamientos, antes excesivamente justos.

Más para discapacitados

Los que más ganarán serán los motoristas. Hasta esta renovación, los usuarios de las dos ruedas se tenían que apañar para dejar sus monturas en esquinas y espacios muertos del estacionamiento. Ahora, se han habilitado 113 reservas para estos vehículos. En la reforma también se ha tenido en cuenta las nuevas prescripciones de la normativa de accesibilidad y de una plaza para discapacitados se ha pasado a 22, incluidas en el total y situadas en zonas cercanas a los puntos de acceso y salida, tanto hacia la calle como hacia el centro comercial.

La empresa ha habilitado, además, seis puntos de recarga para coches eléctricos frente al único espacio para enchufar que había antes de la reforma. La reorganización se completa con cambios en los circuitos de circulación de los vehículos y en las señales, con el objetivo de facilitar el tráfico de los coches por su interior. La obra se ha llevado a cabo con el aparcamiento en servicio, aunque en algunos momentos ha habido que cerrar algunas zonas para acometer los trabajos. Durante estos días, la actividad de los operarios se centra en los puntos de extracción y en los sistemas eléctricos del estacionamiento. En la calle ya se aprecian las nuevas estructuras de ventilación, adecuadas a la normativa.

El proceso administrativo para adjudicar esta concesión fue complejo. En un principio, el Ayuntamiento, con el PP en el gobierno municipal, decidió, tras el correspondiente concurso, que Isolux se hiciera cargo de él tras ser gestionado desde su estreno por los grandes almacenes. El Corte Inglés recurrió a los tribunales y el TSJ acabó dándole la razón. El Ayuntamiento recibe de la compañía 501.530 euros en concepto de canon anual por la explotación de este aparcamiento de tres sótanos.