El aguacero anega la calle Eras de Valladolid otra vez, y ya van siete desde junio

Los bomberos intervienen en la calle Eras./El Norte
Los bomberos intervienen en la calle Eras. / El Norte

La tromba de 5,8 litros causa caídas de ramas y balsas de agua y eleva el balance hídrico por encima de la media anual, con 437 litros

J. Sanz
J. SANZVALLADOLID

Las previsiones no se equivocaron y la enésima tormenta del verano oscureció la ciudad a partir de las cuatro y media de la tarde de ayer para descargar 5,8 litros por metro cuadrado en apenas media hora. El aguacero, que en esta ocasión vino acompañado de rachas de viento que alcanzaron los sesenta kilómetros por hora, volvió a complicar la circulación al causar balsas de agua en distintos puntos del casco urbano y anegó por séptima vez desde junio el inicio de la calle Eras, al borde del cruce con la avenida de Gijón, donde vecinos, comerciantes y hosteleros llevan semanas reclamando una solución a un problema que atribuyen a las obras del colector (destinadas precisamente a evitar inundaciones) que se están llevando a cabo en la citada avenida desde el 29 de mayo. Allí tuvieron que acudir de nuevo los Bomberos para desatascar las rejillas del alcantarillado y colaborar en la retirada del barro que minutos antes salía como un géiser por las mismas.

Este tramo de la calle Eras ha sufrido ya inundaciones los días 5, 8, 10, 11 y 20 de junio y el 18 (el pasado miércoles) y el 20 de julio. Los afectados recuerdan que «nunca habían tenido problemas con la lluvia hasta que comenzaron las obras del colector» hace un mes y medio.

El vendaval que acompañó al aguacero de ayer también causó caídas de ramas en distintos puntos de la capital vallisoletana, como una de grandes dimensiones que se desplomó sobre el muro de la residencia de la Casa de Beneficencia, en el número 6 del camino del Cementerio, y otras en calles como la Subida a Fuente el Sol o Arco de Ladrillo. Un toldo, además, se desprendió de un local de la plaza de Poniente y fue a caer sobre una moto estacionada, que sufrió daños materiales. En ninguno de los casos hubo que lamentar heridos de consideración. Tampoco en un alcance entre cuatro vehículos registrado en paralelo en la entrada de la carretera de Madrid, antes del cruce de San Agustín.

Los 5,8 litros caídos ayer sitúan la lluvia recogida este mes en los 18,4, por encima de lo habitual en julio (13), y elevan el balance anual hasta los 437 en la capital, superior ya a la media habitual para todo el año (433).

Árbol caído en el Camino del Cementerio de Valladolid. / Rodrigo Jiménez
 

Fotos

Vídeos