Los travestis de la esvástica

Un grupo de soldados nazis posa con faldas y sostenes improvisados. /Collection Martin Dammann
Un grupo de soldados nazis posa con faldas y sostenes improvisados. / Collection Martin Dammann

Un libro recopila numerosas imágenes con combatientes del III Reich vestidos de mujeres en tiempos en que la persecución de la homosexualidad podría llevar a la muerte

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

No era Adolf Hitler un hombre misericordioso con los homosexuales. Ni mucho menos lo fue Heinrich Himmler, el jefe de la SS que lideró la persecución y asesinato de aquellos que se sentían atraídos por el mismo sexo. Por eso, llama la atención el descubrimiento del fotógrafo Martin Dammann de una gran cantidad de imágenes de soldados nazis travistiéndose de mujeres en época de guerra.

El artista investigaba la vida de los militares con miles de recuerdos en fotografías de diferentes combatientes de conflictos armados de todo el mundo cuando se percató de la diferencia del III Reich. «Hay imágenes como estas en todas las guerras. Lo curioso es que hay muchas en álbumes alemanes de la II Guerra Mundial», explicó Dammann a la cadena de televisión DW. Como muestra, ha recopilado en el libro 'Soldier Studies' más de un centenar de imágenes en las que pasean grupos de amigos con aire festivo vestidos con sostenes improvisados, hombres semidesnudos sentados al regazo de oficiales, otros que posan maquillados en sujetador, un joven recluta tonteando con sus compañeros, e incluso ejemplos más detallados como una detallista puesta en escena en campos de prisioneros aliados. 

Una de las posibles explicaciones apuntadas para el travestismo exhibido por los hombres del III Reich es la tradición carnavalera alemana. También se recuerda que durante las grandes guerras los diferentes ejércitos impulsaron varias iniciativas para mantener alta la moral con todo tipo de entretenimientos, entre los que se encuentran las representaciones teatrales en las que los hombres debían representar tanto papeles femeninos como masculinos. «Creo que la situación de estos soldados era especial. Permanecieron durante años alejados de sus hogares, mucho más de lo que se hubieran imaginado. También estaban especialmente aislados. Quizás era, más que nada, una necesidad de un escapada temporal más grande que en otros ejércitos», teoriza Damman. En cambio, el sociólogo Harald Welzer no cree que sea algo tan extraordinario: «Es paradójico que estas fotografías de soldados de la 'Wehrmacht' en ropa interior femenina pueden parecer, a primera vista, tan exóticos, pero en realidad corroboran la normalidad de la situación, y no su excepcionalidad, precisamente en tiempos de guerra». 

Varios soldados nazis posan vestidos de mujer. / Collection Martin Dammann

La cuestión es que cualquier argumento sobre los hombres vestidos de mujeres debe contextualizarse dentro de una amenaza mortal. «No hay manera de afirmar nada, sólo puedo especular, pero creo que aparecen tanto homosexuales como heterosexuales», dice prudente el autor de la recopilación porque recuerda los peligros en tiempos de dominio del régimen de la esvástica. Entre 1933 y 1945, la posibilidad de ser acusado de gay por la Policía de Seguridad era arriesgarse a acabar como los 50.000 condenados por los tribunales que fueron encerrados en prisiones regulares o los, entre 5.000 y 15.000, que fueron internados en campos de concentración, según la documentación del Museo del Holocausto de Estados Unidos.

Dammann no ha logrado averiguar si los soldados de los retratos recogidos escaparon de los ojos de Hitler y Himmler y se libraron de los castigos, pero prefiere pensar de manera optimista: «Hay una idea interesante del sociólogo Erving Goffmann, quien dice que la vida real burló en cierto modo a la ideología nazi. Por un lado, había un marco ideológico, pero por el otro, la vida real encontró su propio camino. Yo interpreto las fotos en el mismo sentido».

 

Fotos

Vídeos