Mercedes Martín advierte a la sociedad que no puede ser espectadora pasiva de la violencia de género y pide lucha contra esta lacra

La delegada del Gobierno, Mercedes Martín, participa en una concentración en repulsa por el asesinato machista en Salas de los Infantes (Burgos) / Miriam Chacón / ICA

La delegada del Gobierno recuerda que las mujeres «no están solas» y anima a denunciar cualquier tipo de violencia

El Norte
EL NORTEValladolid

La delegada del Gobierno, Mercedes Martín, condenó «sin paliativos» el crimen machista que se produjo ayer en la localidad burgalesa de Salas de los Infantes y sentenció que la sociedad no puede ser espectadora pasiva «ante tanta agresión, sometimiento, acoso, discriminación y muerte», y debe luchar para acabar con la violencia de género.

Así lo señaló Martín durante la lectura de un manifiesto durante una concentración de repulsa del asesinato ocurrido ayer en Salas de los Infantes (Burgos), en la que se guardó un minuto de silencio a las puertas de la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunidad.

Además, en la lectura del manifiesto, la delegada recordó que además de Monika, la víctima, otras 50 mujeres han perdido la vida en Castilla y León en los últimos 16 años (dos de ellas en lo que va de 2019), una cifra que en España supera el millar (1.003).

Añadió también que ha habido muchas más que «por desgracia viven con miedo y desesperación porque se sienten amenazadas, porque son golpeadas, porque temen llegar a formar parte de esta macabra lista». «Es un drama insoportable e insostenible, que nos duele y nos indigna», declaró.

La delegada denunció que las mujeres «además de la ignominia del yugo de una brutal superioridad física» sufren la vergüenza y el silencio cómplice de la sociedad ante estos hechos, y «la estigmatización de un entorno que condena a la víctima y exonera al verdugo».

«Estamos aquí para alzar nuestras voces contra estos comportamientos de personas que cobardemente insultan, minusvaloran y atacan a la mujer por el hecho de serlo», añadió Martín.

Vigilar comportamientos machistas

Asimismo, se comprometió a ayudar a las víctimas y a educar «a nuestros hijos» con unos valores «que les hagan detestar estos comportamientos, y la ponzoña del machismo siga saltando de generación en generación». Exigió también a la sociedad en su conjunto «a estar vigilantes con los comportamientos, expresiones y comentarios que se cimentan en la primacía del hombre» y que relegan a la mujer a la categoría de objeto porque «no es solamente un drama individual de las mujeres que sufren en silencio».

«Si te sientes maltratada, denuncia al maltratador. Si percibes maltrato, denuncia al responsable», expresó la delegada del Gobierno. «Pensemos por un momento que una de ellas podría ser yo, podrías ser tú, o tu mejor amiga, o tu hermana, o tu hija», concluyó Martín.

Recordó también que las mujeres «no están solas» y la importancia de denunciar estos casos. En Castilla y León hubo 5.000 denuncias por violencia machista, algo que demuestra «que sigue ocurriendo, pero que cada vez más mujeres van perdiendo el miedo».

Apoyo al Pacto de Estado

Martín mostró también su apoyo y apuesta por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género donde «deben implicarse todas las administraciones» con los 7,5 millones de euros de presupuesto para la Junta y 2,3 millones para los ayuntamientos. «No hay que hablar de concienciación, sino de determinación absoluta por parte de las administraciones para trabajar por erradicar este drama que nos degrada a todos como sociedad, y un signo de conculcar los derechos humanos», expresó la delegada.

Reiteró también la eficacia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para actuar en casos de violencia machista, que resuelven «un altísimo caso de las investigaciones» pero se mostró prudente por la investigación que se está llevando a cabo en relación al asesinato ocurrido en la provincia de Burgos y «no intervenir en el buen hacer de la Policía Nacional».

Por otro lado, la Directora General de la Mujer, Esperanza Vázquez, transmitió junto con la delegada las condolencias a los hijos y familiares de la víctima y recordó que se ya se ha ofrecido ayuda y apoyo al entorno de la víctima. «Todas las instituciones debemos estar unidas en esta lucha», explicó.

Vázquez puso en valor la unanimidad de trabajo de los profesionales de Castilla y León para poner a disposición de las mujeres recursos y prestaciones para dar el paso en denunciar y pedir ayuda. Reiteró una vez más el llamamiento a las mujeres que estén sufriendo cualquier tipo de violencia machista a «no callen y pidan ayuda» a través de la atención psicológica, asesoramiento jurídico para denunciar en los juzgados y casas y centros de acogida.