El tiempo concede una tregua y respeta una Procesión de los Pasos mermada

Un momento de la procesión de este Viernes Santo en Segovia./Antonio de Torre
Un momento de la procesión de este Viernes Santo en Segovia. / Antonio de Torre

Al final, solo desfilaron cuatro cofradías y seis de las catorce imágenes que integran el tradicional cortejo

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Después de todo, hubo Procesión de los Pasos. La incógnita acerca de su celebración estuvo presente durante toda la tarde, pero a las nueve menos cuarto no llovía y las cofradías que entre el accidentado Jueves Santo y la mañana del viernes lograron subir sus pasos a la Catedral decidieron realizar un recorrido rápido que permitió saciar el ansia de muchos cofrades, apenados por lo ocurrido el día anterior. A última hora se cayó Santa Eulalia porque el hermano mayor de la Hermandad de la Soledad Dolorosa y Cofradía del Recogimiento, Javier Robledo, y su junta directiva decidieron no arriesgarse por si la lluvia volvía a aparecer, como, de hecho, ocurrió en algún momento del recorrido. También la Feligresía de San Andrés, que porta la imagen del Cristo Yacente de Gregorio Fernández, anunció por la tarde que no participaría.

Noticias relacionadas

Teniendo en cuenta que a la Catedral no subieron los pasos de Nueva Segovia, Maristas, San Marcos y El Salvador, la de este año ha sido, pues, una procesión corta en la que solo han desfilado cuatro de las diez cofradías de la Semana Santa segoviana: La Oración en el Huerto (San Lorenzo), la Esclavitud del Santo Cristo de la Cruz (Cristo del Mercado), la Cofradía de la Soledad al pie de la Cruz y del Santo Cristo en su Última Palabra (San Millán) y la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad (San José Obrero). El paso La Oración en el Huerto abría la comitiva, acompañado por los cofrades de San Lorenzo y su banda de cornetas y tambores. En segundo lugar marchaba el Santo Cristo de la Cruz, del barrio del Mercado, escoltado por guardias civiles con uniforme de gala. Le seguía el Santo Cristo en su Última Palabra, obra de Aniceto Marinas, con la cofradía de San Millán, que en esta ocasión, para no exponerla a la lluvia, decidió dejar en la iglesia la imagen de la Soledad al pie de la Cruz. El Cristo desfiló cubierto con un plástico. Se trata de obras muy sensibles y de mucho valor. Cerraban el cortejo los tres pasos de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad: el Calvario, La Magdalena al pie de la Cruz (portado solo por mujeres) y La Piedad, acompañados por los cofrades de San José Obrero.

Cuando la procesión terminó de salir de la Catedral, los hermanos y cofrades de Santa Eulalia desmontaron el paso de su Soledad Dolorosa y lo trasladaron, en furgoneta, a la parroquia. Había disgusto entre los miembros de la hermandad, pero el presidente prefirió no correr riesgos y preservar la integridad de una imagen veneradísima por los vecinos del barrio y de indudable valor histórico y artístico.

La procesión de disolvió, como estaba previsto, en la plaza de la Artillería. No fue la mejor, pero, como dijo el presidente de la Junta de Cofradías, Víctor García Rubio, se hizo «con la mayor dignidad posible». La lluvia ha sido la causa. Otro año será.