San Marcos, Nueva Segovia y Gascones suspenden los traslados en este Viernes Santo

El Santísimo Cristo en su Última Palabra, de San Millán, procesiona este Viernes Santo cubieto por plásticos. /Antonio de Torre
El Santísimo Cristo en su Última Palabra, de San Millán, procesiona este Viernes Santo cubieto por plásticos. / Antonio de Torre

Las cofradías del Santo Cristo del Mercado, San Millán y San Lorenzo salen a pesar de la amenaza de lluvia

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Las últimas horas han sido frenéticas en las cofradías de Segovia. Pendientes de la predicción meteorológica y con mucho debate de opiniones sobre si deben salir o no a pesar de la amenaza de lluvia. Lo cierto, es que hasta el mediodía de este Viernes Santo, el cielo encapotado sobre la ciudad no ha descargado agua. Por lo tanto, La Esclavitud del Santo Cristo de la Cruz, de la parroquia del Santo Cristo del Mercado; Nuestra Señora de la Soledad al Pie de la Cruz y el Santísimo Cristo en su Última Palabra, de San Millán, y la Oración en el Huerto, de San Lorenzo, han optado por salir al son de las cornetas y tambores y procesionar hasta la Catedral.

No lo hicieron el Jueves Santo por culpa de la lluvia, que deslució la sucesión de carreras penitenciales tradicional, para decepción y tristeza de los cofrades, feligreses y devotos.

Más información

San Millán desfila 'mermada', ya que por precaución solo ha sacado a las calles de Segovia la talla obra de Aniceto Marinas del Santísimo Cristo en su Última Palabra, eso sí, cubierto por plásticos en previsión de que el agua pudiera hacer acto de presencia durante el recorrido hasta la seo. Asimismo, la cofradía ha adelantado cerca de media hora la salida del templo para ganar tiempo a las inclemencias meteorológicas previstas a lo largo de la mañana en la ciudad.

Por su parte, el Santo Cristo del Mercado, que el jueves suspendió el traslado de la imagen, también ha retado a los malos augurios. Después de que la talla pasara la noche en el cuartel de la Guardia Civil, la cofradía ha desfilado este Viernes Santo bajo un cielo gris pero con público a lo largo del recorrido. La procesión se ha cruzado hacia las 12:30 en el Azoguejo con la carrera de San Millán.

La tercera procesión, la más madrugadora de la jornada, ha sido la penitencial de La Oración en el Huerto, que ha partido de San Lorenzo hacia las 11:30 después de no haber podido salir en la tarde del Jueves Santo. Ni esta imagen ni la del Cristo del Mercado ha ido tapadas por plásticos. El respiro concedido por la lluvia ha hecho que lleguen a la Catedral apresurados pero sin mojarse.

«Sentimientos encontrados» en Nueva Segovia

Sin embargo, otras cofradías han sido más precavidas y tras un profundo debate, «de mucho deliberar y de sentimientos encontrados, decidieron en las últimas horas no salir. La presidenta de la Flagelación del Señor, de la parroquia de Nueva Segovia, expresaba su honda tristeza por la opción tomada hacia la medianoche del jueves. «El problema ya no es solo subir, sino volver por la tarde», comenta Ana María Garrido. Recuerda que su recorrido es el más largo de cuantos se hacen hasta la Catedral. «Son tres horas de procesión», por lo que están más expuestos a que el agua irrumpiera en algún momento de la carrera.

La presidenta de La Flagelación explica que el desmontaje de la talla se ha de hacer en la iglesia. Lo dice por la «mala experiencia» del año pasado, cuando la lluvia obligó a hacerlo en la calle y resguardar en el parque de bomberos la imagen de La Flagelación del Señor, obra de José Quixal.

Este año no querían repetir tantos problemas e inconvenientes y, a pesar de «la decepción que tenemos todos», han decidido no tentar a la mala suerte de la lluvia y no salir.

Sobre todo, porque la Procesión de los Pasos de este Viernes Santo, prevista para las 20:30 horas, «no va a ser tal», añade Garrido después de que la Junta de Cofradías de Semana Santa haya estimado que, si el tiempo lo permite, se haga una especie de «traslado ordenado y digno» de las imágenes desde la Catedral de regreso a sus parroquias.

Por su parte, también la precaución ha mandado en la decisión de suspender el vía crucis penitencial de la cofradía del Santo Cristo de San Marcos, que tradicionalmente acompañan a la imagen desde la parroquia por la cuesta de los Hoyos en procesión hasta el puente de Sancti Spiritu, donde suele unirse a la carrera oficial.

El manto de la Dolorosa, a salvo

Tampoco ha salido por las malas previsiones meteorológicas la procesión del Santo Cristo de los Gascones, que parte de la iglesia del Salvador hacia la Catedral acompañado por la Real Cofradía de la Santa y Venerable Esclavitud y Santo Entierro del Cristo de los Gascones.

Por lo tanto, entre el Jueves y este Viernes Santos, solo han alcanzado la Catedral siete de los catorce pasos previstos. Además de los tres de hoy, anoche llegaron los tres que custodia San José y el de Santa Eulalia. Frente a quienes han criticado la decisión de esta última hermandad al considerar que se puso en riesgo el manto de Soledad Dolorosa, el hermano mayor, Javier Robledo, asegura que el paso llegó a la Catedral «sin daño alguno». Asimismo, niega que el manto hubiera corrido peligro por la lluvia porque «llevaba un repelente de agua».