Alonso-Cortés anima a exprimir todo el potencial turístico de la Pasión riosecana

Alonso-Cortés, durante el pregón. /Fernando Fradejas
Alonso-Cortés, durante el pregón. / Fernando Fradejas

El pregonero unió fe, tradición, arte e historia para ensalzar la Semana Santa de la localidad

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNMedina de Rioseco

Medina de Rioseco inició ayer de forma oficial su centenaria Semana Santa con el pregón, que pronunció el juez auditor Aurelio Alonso-Cortés, en la iglesia de Santa María, en presencia de los mayordomos de las cofradías y ante cientos de riosecanos y visitantes, que asistieron a un acto que, una vez más, se inició con la interpretación, por parte de la banda municipal, de 'La Lágrima' y con los sonidos tradicionales del Pardal y de los tapetanes.

Después de ser presentado por Julio de las Heras, presidente de la Junta de Semana Santa riosecana, Aurelio Alonso-Cortés, tras saludar uno a uno a los mayordomos, llevó a cabo un pregón en el que, a través de diez capítulos, entretejió fe, tradición, arte e historia para ensalzar la Semana Santa de la Ciudad de los Almirantes y a sus cofrades, en una experiencia que, aseguró, le ha dado «la oportunidad de reflexionar, aprender y mejorar en lo religioso, tan necesario a estas alturas de la vida».

Alonso-Cortés, nieto del prestigioso escritor y filólogo vallisoletano Narciso Alonso-Cortés, inició su intervención manifestando «el honor de ser elegido pregonero», a la vez recordó su ascendencia familiar de Villafrechós y su relación con Rioseco por medio de su esposa. Para presidir el pregón, como cofrade de la Hermandad de Jesús Nazareno de Santa Cruz, eligió su bello paso titular (magnífica obra de Mateo Enríquez entre los siglos XVI y XVII), de ahí que también tuviera unas palabras a su iconografía como «ejemplo de cómo debemos ayudar al prójimo necesitado, aunque solo se pase por allí».

Aspecto de la iglesia minutos antes de la lectura del pregón.
Aspecto de la iglesia minutos antes de la lectura del pregón. / Fernando Fradejas

El pregón, en el que hubo cita de pregoneros anteriores, pasó a centrarse en la importancia de la resurrección como «esperanza humana en la inmortalidad del más allá» y en los dolores físicos y morales de Cristo, antes de detenerse en la fe, tradición y valores cristianos. Alonso-Cortés hizo ver que «los cofrades son pregoneros dinámicos, trasladando el amor que sienten al Jesús crucificado, a quienes abarrotan el trayecto procesional».

El pregonero, además de tener un recuerdo para las cofradías históricas de la Vera Cruz, la Quinta Angustia y la Pasión, quiso destacar «el espíritu de igualdad que impregna las cofradías», fomentado en los «parentescos de sus miembros basados en la tradición y en la fe que comparten». Una igualdad que Alonso-Cortés simbolizó en el tallado de los hermanos que van a portar los pasos que «además de prevenir desequilibrios en el ritmo del paso, significa que todos son iguales ante Dios».

Aurelio Alonso-Cortés firma en el libro de honor.
Aurelio Alonso-Cortés firma en el libro de honor. / Fernando Fradejas

Los grandes imagineros riosecanos y aspectos como la música y los bailes de los pasos en la calle Mayor fueron también parte de un pregón en el que Alonso-Cortés, como jurista, se centró en los manejos procesales cometidos a Cristo para condenarlo con «un enorme dolor moral, entre los muchos que padeció, al verse ante una farsa judicial que, siendo Dios, pudo evitar».

Llegando casi al final, el pregonero destacó el potencial turístico de Medina de Rioseco y de su Semana Santa, aconsejando que sea aprovechado todo su potencial al ser «el maná económico de la actual España». El pregón llegó a su fin animando a los riosecanos a renovarse «en lo religioso, participando de forma intensa y reflexiva en nuestra Semana Santa», antes de expresar que «en cada Semana Santa busquemos a Jesús. Y la eternidad se nos dará gracias a su resurrección».

Un año más el pregón de la Semana Santa de Medina de Rioseco congregó a gran número de representantes de la vida política, social y cultural, entre los que destacaron el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero; la exministra Isabel García Tejerina; o el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, además de los representantes locales, el alcalde riosecano, Davis Esteban, y el presidente de la Junta de Semana Santa, Julio de las Heras. Hoy, Rioseco, a partir de las 12:00 horas, celebrará la procesión de las Palmas con la salida a la calle del paso Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, popularmente conocido como 'La Borriquilla'.

Las autoridades posan con el pregonero de la Semana Santa de Rioseco.
Las autoridades posan con el pregonero de la Semana Santa de Rioseco. / Fernando Fradejas