Nava de la Asunción vende las butacas de su viejo cine a un euro

Vecinos de Nava ocupan el patio de butacas para asistir a un evento. /F. C.
Vecinos de Nava ocupan el patio de butacas para asistir a un evento. / F. C.

Es el primer paso para la remodelación del inmueble, adquirido por 240.000 euros y que durante años fue la única sala cinematográfica de la provincia

FERNANDO DE LA CALLE Nava de la Asunción

La decisión del Ayuntamiento de Nava de la Asunción de poner a la venta los cientos de butacas de la histórica sala de cine Frontón Cinema está recibiendo una respuesta vecinal que el propio alcalde, Juan José Maroto, califica de «éxito impresionante». El regidor explica que la decisión se tomó «al no cumplir las butacas actuales la normativa para un lugar de pública concurrencia, por eso decidimos que los vecinos las disfrutarán, bien por razones sentimentales de recuerdo, bien por necesidad o por otros motivos». El precio simbólico es de un euro por butaca y todos los interesados pueden solicitarlas poniéndose en contacto con el Ayuntamiento.

«La verdad es que no sé dónde las colocaré, pero he pasado tan buenos momentos en el cine que no podía dejar pasar esta oportunidad y quedarme con un recuerdo de él», comenta uno de los vecinos que se han interesado por adquirir algunas de las butacas del que sin duda es uno de los lugares más queridos por los naveros. La mayor parte de las butacas que ahora se venden se instalaron en la sala a mediados de los años 90 del siglo pasado, tras la importante remodelación que hizo su entonces propietaria, Angélica de Santos, cuando un temporal derribó parte del techo. Fue la última gran reforma que se llevó a cabo en el edificio, pues se decidió sustituir completamente el tejado y adaptarlo a las modernas salas de cine. Al mismo tiempo, se instalaron varios cientos de nuevos asientos adquiridos a otro cine que acaba de cerrar.

La retirada y venta del patio de butacas llega con las primeras obras de remodelación y casi dos años desde que el equipo de gobierno municipal decidiera adquirir el céntrico inmueble, de cerca 700 metros cuadros, por un precio de 240.000 euros a pagar en cuatro años.

Búsqueda de subvenciones

Por el momento, los trabajos que se están efectuando en el cine se han iniciado a través de un programa de formación empleo, y consistirán «en revestimientos y algunas otras cosas de escasa entidad» señala Juan José Maroto, quien destaca las gestiones que se están realizando desde el Consistorio para obtener subvenciones que permitan llevar a cabo el proyecto previsto para este antiguo frontón. «Estamos buscando financiación para acometer el proyecto que estamos redactando y que aún no está terminado», subraya.

Tras ser explotado durante años como frontón de pelota, la mítica sala Frontón cinema comenzó su andadura cinematográfica en 1947, llegando a ser durante años la única sala de cine de toda la provincia. En 2007, la jubilación de Angélica de Santos acabó con seis décadas de cine en Nava. Tras su cierre definitivo, varias fueron las Corporaciones municipales que realizaron gestiones para su adquisición, algo que finalmente se consiguió en 2017. El Frontón Cinema mantuvo su andadura comercial durante 60 años. La película americana 'La carta' inauguró las proyecciones en 1947 y la española 'El orfanato', echó el cierre, hace once años. Desde entonces, este emblemático edificio se ha vuelto a reabrir esporádicamente para entregas de premios, representaciones teatrales e incluso alguna proyección cinematográfica ocasional. Las primeras gestiones para adquirir el inmueble se llevaron a cabo durante los primeros mandatos de Juan José Maroto como alcalde. En 2005, llegó a ponerse en contacto con la Consejería de Cultura de la Junta y con el Ministerio de Cultura, pero no existían subvenciones para la adquisición de edificios de estas características. La operación de compra fue rematada el año pasado, con Maroto de nuevo en la Alcaldía.

En pleno centro

«Me ha dado alegría, pero también pena, porque me trae muchos recuerdos, pero me alegro de que sea para el pueblo», explicó tras la venta Angélica de Santos. Con cerca de 700 metros cuadrados, este antiguo frontón público está ubicado en pleno centro del pueblo, junto a la Plaza Mayor y el Ayuntamiento, y reúne unas características que lo hacen ideal para la celebración de eventos con numeroso público, condiciones de las que actualmente carecen los edificios municipales. «Me gustaría que además de cine se dedicara a cosas culturales, como teatro o algún concierto, pero primero lo tendrán que reparar un poco, porque lleva muchos años cerrado. Caían goteras y había que arreglar algo todos los años un poco. El piso está un poco peor, quizás tendrán que hacer más grande el escenario, quitando algunas butacas y acondicionar los camerinos», señaló De Santos, quien ha dedicado gran parte de su vida al cine. «Me ha dado muchas alegrías, pero he llorado muchas veces, como cuando se nos hundió el techo en un temporal. Además, cuando se vive del público te dan más de un disgusto, por ejemplo porque no les gustaba la película. A veces, cuando acababa, me tenía hasta que esconder», recordó la expropietaria del 'cine de La Maura', como popularmente lo conocían los naveros, por el nombre de la madre de Angélica.

 

Fotos

Vídeos