Un máximo de 373 caballistas guiarán el ganado en los encierros de Cuéllar

Caballistas durante el encierro del año anterior. /Mónica Rico
Caballistas durante el encierro del año anterior. / Mónica Rico

Los jinetes autorizados deberán exhibir la pegatina que se les entrega con la autorización en un lugar visible y legible

MÓNICA RICOCuéllar

Una vez finalizado el plazo de inscripción, un total de 373 caballistas han sido admitidos por el Ayuntamiento de Cuéllar para acompañar el ganado en el próximo ciclo de encierros de la villa, que se desarrollará del domingo 26 al jueves 30 de agosto.

Este acompañamiento, al igual que viene sucediendo en los últimos años, se realizará únicamente en la zona de campo, ya que la recogida de los astados desde los corrales del Cega y su traslado por el pinar corresponderá a una veintena de jinetes seleccionados por Pedro Caminero y Pepe Mayoral, que un año más serán los encargados de la dirección de campo.

De este modo, tras realizar un pequeño descanso, ya en la zona final del pinar, los caballistas autorizados se podrán unir al desarrollo del festejo. Así queda marcado en la carta que el concejal de Festejos, Luis Senovilla, envía a todos los caballistas cuya solicitud de participación en el ciclo ha sido admitida.

En la misiva se anuncia al caballista que, tras analizar su solicitud para participar voluntariamente en la conducción del ganado de los encierros de Cuéllar de este año, se le autoriza como acompañante de la manada para la zona general dentro del tramo campero.

A través de la carta también se recuerda a los jinetes su compromiso voluntario, firmado en la solicitud y declaración responsable presentadas para pedir la autorización, «con el buen desarrollo del encierro», donde entre otras responsabilidades cada caballista afirma no acudir a la zona de pinar de los corrales del río Cega, donde únicamente podrán situarse los jinetes de los equipos de Caminero y Mayoral.

Asimismo se recuerda que el caballista también se comprometió a esperar a la manada en el tramo autorizado al final del pinar, en el paso de Las Máquinas, «sin sobrepasar la señalización», tal y como se remarca en la carta; no entorpecer el paso de la manada, ni llamar su atención, ni situarse delante de ella; y cumplir las órdenes que el director de campo o sus colaboradores le indiquen.

Junto a la carta, los jinetes autorizados recibirán una pegatina que deben exhibir en un lugar visible y legible con facilidad. Con ello se trata de distinguir a los jinetes que cuentan con autorización de quienes no la solicitaron o no cumplían los requisitos para participar en el ciclo, quienes serán retirados del encierro.

Para finalizar, en la carta, el edil señala que la participación responsable en la conducción ayudará a la entrada de los toros en la villa «disfrutando todos del encierro». Senovilla también aprovecha la misiva para agradecer a los caballistas su contribución voluntaria y desearles unas felices fiestas.

 

Fotos

Vídeos