«En el Mariano Quintanilla nos han exigido mucho estos años y estamos muy preparados»

Antonio Tabanera, Premio Extraordinario de Bachillerato, posa en la Avenida Padre Claret./Ical
Antonio Tabanera, Premio Extraordinario de Bachillerato, posa en la Avenida Padre Claret. / Ical

Antonio Tabanera, Premio Extraordinario de Bachillerato, estudia Ingeniería Aeroespacial y tiene claro que para conseguir el empleo que desea va a tener que salir de España

ÁLVARO GÓMEZSegovia

Es la fiesta de su facultad y no tiene clase, pero no pierde el tiempo y dedica la tarde a estudiar. Por la mañana no ha podido porque era día de entreno. Antonio Tabanera, actual estudiante del Grado de Ingeniería Aeroespacial en la Universidad Politécnica de Madrid, recibió el Premio Extraordinario de Bachillerato provincial tras sus estudios en el IES Mariano Quintanilla. El joven, de 18 años, demostró ser uno de los mejores estudiantes de Castilla y León y por eso ahora la Junta le otorga este reconocimiento, que va acompañado de una cuantía económica que, según indica, le viene muy bien para pagar parte de sus estudios en la capital madrileña.

El que fue bachiller de Ciencias –cursó sobre todo materias como Física, Química o Matemáticas–, ahora se prepara para diseñar las aeronaves que surquen el cielo en el futuro.Para lograr el objetivo ha tenido mucha importancia la labor de sus profesores en el instituto. «Nos han exigido mucho durante estos años y de esta manera estamos muy preparados. Hay asignaturas como Matemáticas o Química en las que hemos dado muchísimas cosas y la Universidad se ha hecho más fácil», explica Tabanera. Destaca el joven que en los meses que lleva cursando la carrera ha notado que otros compañeros tienen más dificultades debido a no haber tenido una exigencia similar a la de su etapa en el Mariano Quintanilla.

«Lo mejor del sistema educativo actual es que España es uno de los países que mejor preparación tiene en casi todas las carreras para luego hacer un trabajo», indica el estudiante, aunque añade que «al ser tan difícil, muchas veces las notas son inferiores a otras zonas y al ir al extranjero es más complicado conseguir un empleo de lo que quieres».

A pesar de alabar el buen nivel del país, Tabanera critica la desigualdad existente entre regiones, pues «hay comunidades que el nivel que piden por ejemplo en la EBAU es muy inferior, por lo que sus notas son más altas a pesar de poder tener menos conocimientos, y así pueden entrar en las carreras que les gustan con más facilidad». La solución a esta desigualdad regional, a jucio del joven, sería que los gobiernos de cada comunidad autónoma acordasen un nivel similar de la educación impartida, que los exámenes fueran parecidos y «que unos no tengan que estudiar muchísimo más de una asignatura que otros simplemente por haber nacido en una comunidad o en otra».

Empujón anímico

En su caso particular, recibir el premio no solo le ayuda económicamente, sino que «además ves que eso se te da bien y sigues trabajando más en ello para mejorar y poder llegar a trabajar en lo que te gusta». Antonio Tabanera tiene claro que para conseguir el empleo que desea va a tener que salir de España, pues «aquí esta carrera tiene muy pocas salidas».En Estados Unidos, «con la NASA y lo que se invierte en ingeniería aeroespacial, es más fácil encontrar trabajo, aunque tienes que luchar con gente que está muy preparada», advierte el universitario.

Los estudios no son el único ámbito en el que destaca Tabanera. Además es atleta, subcampeón de España en 110 metros vallas, la otra disciplina a la que el joven dedica su tiempo. Por las mañanas, se prepara en el Centro de Alto Rendimiento y, por las tardes, se ocupa de los estudios.«No puedo perder mucho tiempo. Desde que me levanto, en el viaje ya voy estudiando. También en la vuelta y justo antes de comer», explica el joven de 18 años, quien no se decanta por una u otra disciplina como preferencia. Eso sí, tiene claro que si en el futuro tuviera problemas de tiempo por necesitar más horas de estudio sí tendría que bajar el nivel en atletismo.

En la actualidad, la carrera supone como mínimo cinco horas diarias para él. Más allá del estudio y el atletismo, a Tabanera le gusta ir al cine, aunque esta afición se ha visto reducida a algún día festivo o periodo vacacional por el tiempo que dedica a su preparación.

 

Fotos

Vídeos