Un boleto de primera categoría de La Primitiva deja un premio de 783.946 euros en Cantalejo

María Ángeles San Inocente, en la dministración número 1 de Cantalejo donde se ha vendido el boleto agraciado. /El Norte
María Ángeles San Inocente, en la dministración número 1 de Cantalejo donde se ha vendido el boleto agraciado. / El Norte

El único acertante selló el boleto en la Administración númer0 1 de la localidad segoviana

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Hemos dado 783.946 euros». María Ángeles San Inocente sabe de memoria la cantidad del premio que ha repartido su despacho en el sorteo de la Lotería Primitiva de la noche del sábado. No titubea ni un segundo, lo dice de carrerilla y sin redondear. Este nuevo bocado de suerte le ha hincado el diente a un suculento botín, de los mayores que la afortunada provincia segoviana ha vendido en los últimos tiempos. El azar parece no cansarse, así que «que siga la racha», comenta la lotera de Cantalejo.

Los casi 784.000 euros del primer premio de la Primitiva han ido a parar a la ciudad briquera, que ya tiene alguna experiencia en la celebración de premios imporantes, tanto de la Primitiva como de la clásica Lotería Nacional. En esta ocasión, lo único que sabe a ciencia cierta María Ángeles, además de la cantidad exacta a la que asciende el montante del premio, es que corresponde a la combinación acertada por alguien que se jugó dos apuestas a los sorteos del jueves y del sábado de la Primitiva.

Los números ganadores que han dejado un reguero de millones de euros son 19, 1, 38, 17, 9 y 43. El complementario fue el 31, y el reintegro, el 9. El número Joker ha correspondido el 3137903. La recaudación ha ascendido 12.587.978 a euros. Todavía hay alguien más afortunado que el apostante de Cantalejo, ya que el único acertante de la combinación y el reintegro se ha embolsado más de 28,6 millones de euros por el bote acumulado. Este botín se ha quedado en Madrid.

Ya tiene experiencia

Ese idilio que mantienen la administración briquera con el azar se remonta varios años atrás. «Si es que quien viene con suerte...», dice orgullosa. Por ejemplo, la lotera recuerda que hace diez u once años, en enero, su despacho vendió en ventanilla diez décimos del billete premiado en el sorteo extraordinario de invierno de la Lotería Nacional. En total, un millón para el agraciado.

Pero sin retrotraerse tanto, María Ángeles presume de que en abril del año pasado también la varita de la suerte se posó en su despacho para repartir 1,2 millones entre Cantalejo y Cabezuela, de nuevo en un sorteo de la Lotería Nacional.

La regente de la administración de la calle Siertería desconocía al mediodía de este domingo quién podía haberse llevado los casi 784.000 euros. «Alguno a lo mejor se ha ido a la piscina con el boleto en el bolsillo sin saber que le ha tocado», comenta. «Normalmente quienes vienen a comprar son gente de la localidad, pero ahora en verano también hay mucha gente de paso por aquí y en pueblos pequeños de alrededor», añade al preguntarle por la posible identidad del afortunado. Lo que parece claro, apunta, es que los 783.946 euros no habrán ido muy lejos.

«¡Claro que se nota!», afirma María Ángeles sobre si se vende más después de entregar un premio o de llevar una racha, aunque sea de cantidades menores. Pero las demandas de fuera, las de apostantes que quieren probar suerte en la administración briquera, se concentran sobre todo en Navidad, matiza la lotera.