IU choca con el PSOE y se alía con PP y Cs con su moción sobre la violencia machista en el Consistorio

Virgina Carrera, concejala de IU, durante el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento./MANUEL LAYA
Virgina Carrera, concejala de IU, durante el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento. / MANUEL LAYA

Los socialistas llaman «feminista de camiseta» a Virginia Carrera en un pleno que aprobó tres mociones conjuntas

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADE

Fueron casi tres de horas de sucesivos debates y cruce de ideas y pareceres sobre las once mociones que integraban el orden del día de la sesión plenaria que celebró ayer la corporación municipal en el Ayuntamiento de Salamanca. Se habló y se votó sobre asuntos de especial importancia para los vecinos de la ciudad, como el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), los horarios de los autobuses , la financiación de los servicios sociales municipales y las bibliotecas. Incluso se logró el consenso de todas las fuerzas políticas –PP, Ciudadanos, PSOE , Izquierda Unida y Podemos– para aprobar una declaración institucional sobre la emergencia climática a la que se enfrenta el planeta, desterrando los ediles de esta forma sus habituales divergencias.

Pero hubo que esperar a la recta final de la sesión plenaria para que se escenificaran los momentos de mayor tensión dialéctica, desencadenándose una situación absolutamente atípica en la crónica política de la vida municipal, como es que Izquierda Unida convenciera al PPy Ciudadanos con una moción sobre la violencia machista que presentó, con carácter de urgencia, VirginiaCarrera. La concejala de IUno solo logró que populares y naranjas votaran a favor de su moción, sino que también se enfrentó con elPSOE, que descargó toda su artillería dialéctica contra ella tildándola de «feminista de camiseta», según afirmó la edil socialistaMaría Sánchez, quien reprochó a Carrera que hubiera pactado «con los partidos que equiparan a las víctimas con los verdugos», refiriéndose a unas declaraciones vertidas días atrás por la edil de Ciudadanos y primera teniente de alcalde,AnaSuárez.La edil socialista también acusó a Carrera de haber «edulcorado» su moción para convencer a PP y Cs, actuando también por intereses electoralistas.

Carrera había retirado previamente la moción que tenía previsto tramitar con el fin de que elAyuntamiento declara la emergencia feminista.En su lugar, presentó otra moción en la que instaba al Consistorio a reconocer «la gravedad de la situación de la violencia machista que afecta a muchas mujeres y sus hijos»y exigía alGobierno de Pedro Sánchez el cumplimiento del Pacto de Estado contra la violencia de género.

Carrera argumentó que «es fundamental que tengamos en nuestras cabezas y pensemos que a nadie le puede parecer normal que en el mes de julio hayamos tenido cada dos días una mujer asesinada y que cada seis horas se denuncie una violación».En su opinión, se trata de «una situación de alta gravedad que está perturbando la vida de las mujeres».

En el decisivo momento de la votación el PSOE se quedó solo, mientras que PPy Ciudadanos secundaron la moción de IU, y Carmen Díez, de Podemos, optó por la abstención, por lo que el texto fue aprobado.

El Grupo MunicipalSocialista consideró posteriormente que Carrera debería «dar explicaciones» sobre su actitud en el pleno y que aclare los motivos por los que «renunció a pedir la declaración de emergencia feminista en Salamanca, y haya accedido, sometiéndose al dictado de PP y Ciudadanos» a modificar su moción inicial, convirtiéndola «en una moción adulterada, sin sentido ni contenido práctico, sirviendo solo para que el PP la pueda utilizar como coartada y no asuma su responsabilidad por haber vaciado de contenido económico, vía Presupuestos Generales del Estado, el pacto contra la violencia de género».

Por su parte, la concejala de Participación Social y Voluntariado, Almudena Parres, fue la encargada de fijar la posición del Grupo Municipal Popular en relación a esta moción y durante su intervención afeó a los socialistas que «se pongan de perfil» en un asunto tan sensible como el de la violencia de género y achacó esta postura al hecho de que los socialistas «no se exigen lo que exigen a los demás cuando están en el Gobierno». La edil del PP recalcó que la violencia de género es uno de los «problemas más graves» que afectan a la sociedad y censuró el «tono lamentable»» utilizado por el Grupo Municipal Socialista que, en su opinión, está usando la violencia de género como un «argumento electoral».Virginia Carrera comentó posteriormente en su cuenta de Facebook que la situación creada en el pleno fue «surrealista», dado que «el PSOE votó en contra y Podemos se abstuvo después de decir que iba a votar a favor».

Entendimiento

En cambio, sí hubo consenso entre todos los grupos políticos para sacar adelante en la sesión plenaria tres mociones conjuntas.La primera contempla la firma de un convenio de colaboración por parte delAyuntamiento con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para que los reclusos que cumplen condena puedan realizar trabajos en beneficio de la comunidad en los servicios municipales delAyuntamiento, asegurándose al mismo tiempo que la oferta de plazas para el cumplimiento de la pena mediante estos trabajos en beneficio de la comunidad no tenga, en ningún caso, un impacto negativo en los puestos de trabajo existentes en elConsistorio.

En otra de las mociones conjuntas se aboga por implementar las medidas adecuadas para las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas contempladas en elPlan de Accesibilidad, por incorporar subtítulos en las producciones audiovisuales propias y por fomentar la presencia de intérpretes de lenguaje de signos.

La tercera moción conjunta tiene como finalidad apoyar ante la Junta de Castilla yLeón la declaración del bordado popular serrano como Bien de Interés Cultural Inmaterial y apoyar ante la UNESCO la proclamación del bordado popular serrano como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En cambio, la suerte no acompañó a la concejala de Podemos,CarmenDíez, que no logró que ni una de sus mociones cosechara la mayoría requerida para ser aprobada. En una moción la edil proponía la apertura de bibliotecas municipales en los barrios de Chamberí,Tejares y Puente Ladrillo. En la otra demandaba la reforma del reglamento delConsejo Sectorial de las Personas Mayores con el fin de incluir una representación directa de los sindicatos mayoritarios. También fue derrotada una moción del PSOE sobre la financiación de los servicios sociales.

En el turno de preguntas, el concejal de Fomento,Daniel Llanos, aseguró, contestando a una interpelación de Carmen Díez sobre las protestas por las obras en el colegioJuan Jaén, que el Consistorio había instado a la empresa encargada de las mismas a que se hagan por la tarde y fuera del horario lectivo.