Buen ambiente durante la comida popular de San Lorenzo en Rollán

Personas de todas las edades se dieron cita para disfrutar de la paella. /MANUEL LAYA
Personas de todas las edades se dieron cita para disfrutar de la paella. / MANUEL LAYA

Medio millar de raciones de paella se elaboraron para la jornada dominical, que contó con otro tipo de actividades durante el día y la noche

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDROLLÁN

Los vecinos de Rollán apuran sus fiestas en honor de San Lorenzo, que hoy llegarán a su fin con su tradicional merienda campestre en las piscinas a partir de las ocho de la tarde, y el fin de fiestas a las diez de la noche, un encuentro dominado por la hermandad entre los asistentes, tanto habitantes del día a día del municipio como aquellos que eligen el pueblo para pasar sus vacaciones veraniegas.

Y hermandad es la que también se respiraba ayer durante otro de los encuentros gastronómicos de estas fiestas, en esta ocasión, la comida popular que reunió a medio millar de comensales para disfrutar de un buen plato de paella, aunque según comentaron los cocineros se habían elaborado unas 600 raciones.

La Plaza fue el lugar elegido para degustar esta comida, a la que se había puesto un precio de tres euros por persona, y a la que asistieron personas de todas las edades, también los miembros de la Corporación municipal, que compartieron con los vecinos este plato gastronómico.

Al término de la comida, el alcalde, Leonardo Bernal, destacaba lo bien que había resultado este acto y la satisfacción de los rollanejos.

Pero no sólo este encuentro había transcurrido en total sintonía, sino también el resto de los realizados durante el día. Y es que la jornada dominical llegó con un completo programa de actividades, aprovechando que la mayoría de los vecinos no tenían que trabajar. Así, por la mañana se contó con la ronda de los mozos, la mayoría de los cuales no se habían acostado aún.

Sobre las doce hubo actividades en las piscinas y antes de la comida, muchos fueron los que realizaron una ronda de vinos, vermú, cervezas u otras bebidas por los bares de la localidad. La tarde dejó actividades como una Color Party o un partido de pelota a mano.