Apuesta por la energía renovable en diversos edificios municipales

Fachada de las oficianas municipales en Íscar Peyra, que también renovarán su alumbrado./WORD
Fachada de las oficianas municipales en Íscar Peyra, que también renovarán su alumbrado. / WORD

La mejora del suministro de electricidad se aplicará en 96 dependencias municipales y la de gas en otras diez con una inversión de 1,1 millones

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Comisión de Bienes y Contratación del Ayuntamiento de Salamanca licitó un nuevo contrato de suministro de energía eléctrica y gas con garantía de origen de fuentes renovables para edificios municipales, con un presupuesto base total de aproximadamente 1,1 millones de euros. Tendrá una duración de dos años, prorrogable por un año más. El Consistorio apostó por la cogeneración de alta eficiencia de potencia energética superior a 10 kilowatios en 96 dependencias municipales y con un presupuesto base de 945.770 euros, según informaron.

De este modo, comprende 19 contratos en baja tensión de potencias comprendidas entre 10 y 15 kilowatios, con un consumo anual estimado de 216.270 kilowatios por hora al año; dos contratos en baja tensión de potencias, con un consumo anual estimado de 37.967 kilowatios por hora al año; 72 contratos en baja tensión de potencia superior, con un consumo anual estimado de 3.445.524 kilowatios por hora al año; y tres contratos de media tensión con un consumo anual estimado de 1.283.493.

Por su parte, el suministro de gas natural inferior a 50.000 kilowatios por hora año se aplicará en diez dependencias municipales con un presupuesto base de licitación de más de 138.000 euros. Entre ellas destacan los pabellones de Lazarillo, La Alamedilla y Rosa Colorado, campo de fútbol Vicente del Bosque, centros de mayores de San Juan y Tierra Charra, oficinas de Íscar Peyra, cuartel de la Policía Local, centros Miguel de Unamuno y Vistahermosa, centro Meléndez Valdés y biblioteca Torrente Ballester.

De esta forma, el Ayuntamiento de la ciudad continuó con su política de eficiencia energética, como es el caso de la renovación del alumbrado público, que supone un ahorro económico a las arcas municipales en torno a 136.000 euros al año y una disminución de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera de 261.000 kilos cada año, o la renovación de la flota de autobuses impulsados por gas natural, que actualmente alcanza al 73 por ciento de los vehículos.