Pablo Hermoso vuelve a arrasar

Pablo Hermoso y Joao Moura salen a hombros de Campos Góticos./
Pablo Hermoso y Joao Moura salen a hombros de Campos Góticos.

El palentino Héctor Barcenilla cumple el sueño de tomar la alternativa ante sus paisanos en Campos Góticos

JOSÉ MARÍA DÍAZ DÍAZ

Pablo todo lo hace fácil y nunca parece tener dudas sobre cómo citar al toro. El público lo percibe y la conexión con los tendidos es total. Por ello, Pablo Hermoso de Mendoza siempre corta. Bueno, decir siempre quizá sea exagerar, pero tampoco demasiado. Es el favorito de muchas plazas y Palencia no es una excepción. Ayer volvió a demostrarlo. En ambas faenas terminó desorejando a su enemigos y suPuerta Grande ha sido la más grande de lo que llevamos de feria de San Antolín.

Fotos

Y aunque por antigüedad debía haber sido Pablo Hermoso quien abriera la corrida, el hecho de que el joven rejoneador palentino tomara la alternativa le llevó a iniciar el festejo. El joven herrerense veía así cumplido su sueño de presentarse ante sus paisanos en Campos Góticos y esta responsabilidad pudo apreciarse en diferentes momentos de la lidia, aunque el público se volcó en todo momento con el joven caballero y le arropó a pesar de su nerviosismo.

Cometió algún falló con los rejones de castigo y no encontró el lomo del toro con alguna de las banderillas, aunque poco a poco fue entonándose y los arpones fueron cayendo en su sitio. Se dañó el toro la mano derecha y perdió recorrido, con lo que Barcenilla tuvo que encimarse con el caballo, con lo que se ganó al respetable, que finalmente le concedió una oreja.

En el sexto, a pesar de algunos momentos de dudas, que afearon la faena, se vino arriba en la parte final del tercio de banderillas, pero lo estropeó con los rejones de muerte.

Pablo Hermoso volvió a demostrar un conocimiento exhaustivo de la doma y de su cuadra. Toreó con la grupa de sus caballos a sus dos enemigos y fue efectivo tanto con los rejones como con las banderillas. Mejor la monta que la colocación, pero lo valió para levantar a los tendidos y conseguir las cuatro orejas.

Joao Moura trazó una faena de notable calidad y ortodoxia ante el tercero, mientras que con el quinto enrabietado tras sufrir un topetazo trabajó más desde el pundonor.