Tres muertos en la explosión de una pirotecnia en Granada

Tres muertos en la explosión de una pirotecnia en Granada

En la empresa, localizada en Guadix, se encontraban seis personas trabajando | Dos de ellos fallecieron por la onda expansiva y el tercero sepultado al desplomarse la cueva

JESÚS JAVIER PÉREZ GuadixJORGE PASTOR Granada

Fue sobre las seis y cuarto de la tarde. Casi de noche. Una estruendosa explosión sobresaltaba a los veinte mil vecinos de Guadix. La gente se asomaba a los balcones buscando una explicación. Y no tardaron en encontrarla. Una densa columna de humo se alzaba sobre el Camino de Lugros. Olía a pólvora. Muchos accitanos ya se temieron lo peor. Y las preocupantes noticias no tardaron en trascender: una explosión en una de las cuevas-búnker de la pirotecnia María Angustias. Una deflagración que se produjo cuando en las instalaciones aún había seis empleados. Las consecuencias fueron fatales. Tres fallecidos. Tres vidas segadas por la fatalidad. Y tres familias completamente abatidas. Los otros tres trabajadores resultaron ilesos, aunque fueron trasladados hasta el hospital de Guadix por haber inhalado humo.

No es la primera vez que ocurría un siniestro mortal en la pirotecnia María Angustias. El 17 de junio de 2004 ya perecieron otros dos operarios tras la deflagración de material explosivo. Lamentablemente la historia se repetía catorce años después. Un 12 de noviembre de 2018. El estallido fue tremendo. Al parecer, no se produjo en la misma cueva donde se hallaban los tres trabajadores que finalmente perecieron, sino en una aledaña. Dos recibieron el impacto directo de la onda expansiva y un tercero quedó aplastado por el cerro, que colapsó. Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada para salvarlos y se activó el protocolo judicial que se prevé para este tipo de casos.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron bomberos de Guadix y de Granada. La Guardia Civil también habilitó un amplio dispositivo y acordonó toda la zona ante el riesgo de que pudieran producirse nuevas detonaciones. Especialistas de la Unidad de Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax) del Instituto Armado actuaban sobre el terreno para intentar minimizar los riesgos. Voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía Local también participaron en el operativo. Poco a poco fueron llegando máquinas de gran tonelaje para participar en la retirada de la tierra. Empresas de Guadix pusieron a disposición sus excavadoras.

La presidenta Susana Díaz ha mostrado sus condolencias y los partidos han suspendido sus agendas

El Camino de Lugros, donde se encuentra la pirotecnia María Angustias, se fue llenando poco a poco de gente. Todo el mundo quería saber qué había pasado. Entre ellos, muchos rostros desencajados. Los de los familiares, angustiados por la falta de datos. A todos se les pidió que se desplazaran hasta el centro social de la Barriada de Andalucía, donde tendrían acceso a toda la información. Una ambulancia que venía desde el mismo lugar del desastre transportó a varios de ellos. Eran las 20:30 horas cuando se producían las primeras confirmaciones oficiales. Tres muertos.

Desde el Camino de Lugros, a un kilómetro y medio de la 'zona cero', se observaba una grúa que iluminaba todo el escenario de la catástrofe. Se podía observar cómo el cerro se había venido literalmente abajo. El trasiego de vehículos de la Guardia Civil y la Policía Local era continuo. A las 20:45 horas llegó la subdelegada del Gobierno, Inmaculada Calahorro, acompañada de la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea. Las dos permanecieron por espacio de hora y media en el recinto de la pirotecnia María Angustias, y posteriormente se desplazaron hasta el Centro Social de la Barriada de Andalucía para estar junto a las familias, que estaban siendo atendidas por equipos de psicólogos. A las 22:00 horas llegaron los coches fúnebres, mientras se procedía al levantamiento de los cadáveres. Sobrecogimiento y silencio.

En un breve encuentro con los medios, la subdelegada del Gobierno confirmó la potencia de la deflagración. Según López Calahorro, este hecho va a condicionar la identificación de las víctimas, que será «un proceso lento». La subdelegada también indicó que en el interior de la fábrica pirotécnica se estaban realizando tareas de desescombro, puesto que se había «hundido la cueva». López Calahorro aseguró que el «proceso de inspección ocular también va a ser lento», por lo que aún se tardará en determinar las causas del siniestro mortal.

«Calma y tranquilidad»

Dada la intensidad de la explosión, sus consecuencias y las dificultades que supone para el trabajo de identificación, tanto la alcaldesa como la subdelegada pidieron «calma y tranquilidad». La alcaldesa accitana, Inmaculada Olea, se mostró muy afectada por la noticia. Olea agradeció el trabajo de los cuerpos y fuerzas de seguridad, Policía Local, Guardia Civil, Bomberos y Protección Civil durante la tarde este lunes 12 de noviembre, «que están siendo decisivos».

Las muestras de condolencia y de solidaridad llegaron a lo largo de la tarde de ayer desde todos los estamentos y a todos lo niveles. Entre las muestras de solidaridad se encontraba la del recientemente designado obispo de Guadix, Francisco Jesús Orozco, que remitía un mensaje de condolencias a los familiares de las personas fallecidas en el accidente.

Susana Díaz expresó sus condolencias a las familias y el apoyo para los heridos y allegados. El PSOE ha suspendido todos los actos previstos para hoy, al igual que Ciudadanos. El Ayuntamiento de Guadix, que celebrará este martes a las once una sesión urgente, ha decretado tres días de luto oficial.

 

Fotos

Vídeos